webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
- 19 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
- 22 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
- Edad 19


Conexion desde su casa
"Imagen real"
Click to Download this video!


Relato: Iniciación al exhibicionismo (02)



Relato: Iniciación al exhibicionismo (02)

MI INICIO AL EXHIBICIONISMO ( 02 )


Continuando con mi primer relato, en esta parte contaré como
iba evolucionando mi exhibicionismo. El siguiente paso que di ya era más
atrevido que los anteriores. No me conformaba ya con sacar mis genitales por la
bragueta del pantalón. Ahora quería mostrarles bien visibles. Para ello lo que
hice fue destrozar unos pantalones vaqueros y utilizar sólo las perneras; las
cuales me las ponía una en cada pierna hasta arriba de mis muslos y las sujetaba
con unas gomas. Arriba me ponía una camiseta corta y encima de todo un anorak
(abrigo) que me llegaba hasta la mitad o un poco más arriba de mis muslos.



Vestido así me paseaba por las calles. Parecía que iba
vestido con unos pantalones cuando en realidad mi culito y mis genitales estaban
al aire, solamente tapados por ese anorak que abrochaba para de momento ocultar
todo. Estaba nervioso y ansioso por probar mi nueva indumentaria y mi nuevo reto
puesto por mí mismo.



Recuerdo mi primera vez. Iba paseando y llevaba mi anorak
desabrochado. Tenía mis manos en los bolsos y cuando me cruzaba con un hombre me
tapa mis partes con esta prenda cruzando mis manos por encima. Cuando era una
chica, al principio no me atrevía a abrirlo del todo. Solamente lo entreabría
para que viesen algo y adivinasen lo demás. Dos chicas al verme dieron un
respingo y se volvieron a mirarme. Parecía que no se creían lo que habían visto,
sino más bien creían haberlo imaginado. Pero yo para sacarles de dudas y
dándoles la espalda levanté mi anorak y dejé mi culo al aire para que lo viesen
bien. Volví mi cabeza para ver su reacción y ellas se relamían los labios. Como
venía gente tuve que taparme.



Pasados los primeros nervios y alentado por este primer
encuentro, ya me abría del todo mi abrigo. Me crucé con una chica que ya desde
diez metros antes de cruzarnos no apartaba su vista de mi pene que poco a poco
se iba poniendo duro. No me miró en ningún momento a la cara. Sólo tenía vista
para mi miembro. Animado por esta atenta mirada me atreví a garrarme la verga y
a bajar y subir la piel despacio una y otra vez hasta que nos cruzamos. Cada vez
que mi glande quedaba al descubierto ella abría sus ojos y su boca. Cuando me
pasó y viendo que no venía nadie, me levanté la ropa por detrás y le mostré mi
culo. Volviendo mi cabeza vi que ella caminaba con su cabeza vuelta hacia mí.



Diré que tenía todo mi cuerpo depilado y mis genitales
también. Eso debía llamar mucho la atención en mis espectadoras ocasionales. Yo
cuando me vi en el espejo me veía raro ver mi sexo todo depilado y sin ningún
pelo. A mí me encanta ver el sexo de las mujeres depilado y limpio de todo vello
tanto para admirarlo como para gozar de él.



Para ser totalmente honrado y sincero, tengo que decir que en
más de una ocasión me tocó correr ya que la chica o las chicas que me vieron se
asustaron y comenzaron a gritar muy nerviosas por no decir histéricas. En otra
ocasión contaré esas veces ya que algunas fueron realmente críticas pero no por
ello menos excitantes. Como veis no siempre las cosas salían bien. Estas mujeres
no llegaban a entender que un exhibicionista no es peligroso tal vez de mal
gusto sí, pero no peligroso. A los que nos gusta exhibirnos no nos gusta más que
mostrar nuestros cuerpos o mejor dicho ciertas partes de nuestros cuerpos; ya
que esto nos produce un placer inmenso. En fin, después de esos fracasos y
situaciones comprometidas, comencé a comprender que tendría que seleccionar un
poco a mis espectadoras ocasionales. Comprendí que no podía mostrarme a todas
las mujeres que pasaran por la calle aunque me excitara pensar en lo contrario.



Una experiencia bonita y hasta graciosa me sucedió una noche.
Iba caminando por las calles preparado con mi vestimenta. Vi venir a cuatro
muchachas hacia mí. Serían las cuatro de la madrugada. Estaban alborotadas y
creí que algo bebidas. Me abrí mi anorak y me encaminé hacia ellas. Las
muchachas me vieron y no dejaban de mirar mi entrepierna. Mi pene estaba ya algo
duro. Al cruzarnos se pararon y una de ellas agarró mi verga apretándola muy
fuerte y subiéndola y bajándola con movimientos rápidos como si estuviera
estrechando la mano de alguien. Entre risas dijo:



--Hola pollita...Encantada de conocerte...—hablaba siempre
mirando a mi pene. Sus amigas reían con ganas y mi miembro estaba ya erecto del
todo con tanto movimiento. Al notarlo ella apretó aún más fuerte.-- ¿Cómo
estás?.....Ya veo que muy bieeeennnn......



--¡María!.—Le reprochó una amiga.



--Como eres una pollita rica.—continuó hablando la llamada
María sin hacer caso de su amiga.—te voy a dar un besito.



Acercó su cabeza y me plantó un beso en toda la puntita de mi
capullo. Mi polla dio un respingo y se soltó de su mano quedando bamboleándose
de arriba abajo hasta que se paró en posición totalmente horizontal y con una
dureza que me dolía. Las muchachas al verlo abrieron enormemente sus ojos de
para en par. Luego agarrando a su amiga siguieron su camino entre risas y
comentarios alborozados.



Fue una situación inocente, espontánea y rica, muy rica. Mi
erección era tal que para taparme cuando alguien venía tenía que subir mi pene y
pegarlo contra mi barriga. Me duró mucho esa erección y no eyaculé de milagro
aunque por la puntita salían muchas gotas de líquido preseminal. Mi pene estaba
babeando.



Otra noche tuve una experiencia realmente nueva para mí. Ésta
me llevó a pensar en ampliar el campo de personas a las que podía excitar con mi
exhibicionismo. Nunca había pensado en mostrarme a hombres, pero después de esa
noche los incluí en mi lista pues al fin y al cabo a mí me gustaba mostrarme y
eso me excitaba.



A partir de aquí comprendí que más de un hombre se excitaba
viendo mis genitales y que había ciertos lugares, o por lo menos uno, donde
podría encontrar a estos hombres. No podía mostrarme en la calle pero si en
estos sitios donde ellos parecían acudir en busca de rollitos con otros hombres.



Esa noche estaba sentado en un muro bajo de la playa del río
de mi ciudad. Era un lugar solitario. Lo había elegido porque me apetecía
despojarme del anorak y así mostrarme casi desnudo ante las mujeres. Así lo hice
al no ver a nadie. No estaba del todo seguro de lo que iba a hacer y no sabía
que aquel lugar a esas hora, las dos de la madrugada, era frecuentado sólo por
esa clase de hombres.



Al observar que se acercaba un hombre de unos cincuenta años,
me puse mi abrigo y me tapé. Pasó a mi lado y a la vuelta se paró muy cerca de
mí. Me miraba. De pronto se sacó su polla por la bragueta abierta de su
pantalón. Me quedé sorprendido pero mi vista no se apartaba de su miembro. Era
gruesa y negra. La tenía muy dura. Se la agarró con dos dedos y comenzó a echar
la piel hacia atrás descubriendo un glande oscuro y muy grande. Lo repitió una y
otra vez y cada vez iba más deprisa. Yo no dejaba de mirar. Se acercó más a mí y
se la agarró con toda su mano y comenzó a sacudirla violentamente hasta que de
repente comenzó a escupir mucha leche. Entre espasmos y jadeos expulsó todo su
semen. Luego se guardó su miembro y se marchó.



No había reaccionado. Había visto pajearse a un tío ante mí y
no sabía que pensar. No lo había esperado. Me había pillado por sorpresa. Yo
quería exhibirme y resulta que un hombre se exhibe ante mí y además se pajea.
Estaba confundido. Lo que había presenciado me había descolocado totalmente. Lo
que si era cierto y evidente es que me había excitado y mi verga estaba toda
tiesa.



Viendo que no aparecía ninguna mujer, decidí irme de allí.
Pensando en lo que había sucedido, decidí probar a mostrarme a estos hombres.
Con mi anorak totalmente abierto me encaminé hacia la salida de la playa por un
paseo lleno de arbustos y de hombres. Me crucé con ellos y todos miraban mis
genitales con caras de viciosos y lujuriosos. Sus ojos me comían. Me pasée tres
o cuatro veces llegando a la salida y volviendo hacia atrás. Ya en mi último
paseo decidí quitarme el anorak y caminar hasta la salida mostrándome casi
desnudo.



Según caminaba iban saliendo hombres al paseo. Había muchos
más de los que había visto hasta ahora. Al pasar a su lado, unos me tocaban mis
nalgas, otros se atrevían a agarrarme la polla erecta y otros se conformaban con
mirarme mientras se pajeaban.



Ya fuera de ese lugar y tapado me encaminé hacia casa. Iba
pensando en lo que me había pasado y la locura que había hecho al final. Me
estaba excitando al ver en mi mente la cara de excitación de esos hombres al
verme. Nunca me había pasado por la imaginación esto y menos tener relaciones
con ellos. Pero lo de esta noche creaba dudas en mi interior y mi curiosidad
quedó despierta y abierta a la posibilidad de seguir experimentando este nuevo
mundo que se abría ante mí.



Paro aquí mi relato porque incluso ahora que lo estoy
escribiendo y después de pasado tanto tiempo desde aquella noche, aún reflexiono
sobre lo que hice después de esa noche. Ya contaré lo que disfruté excitando a
hombres e incluso insinuándome a ellos para lograr que se corriesen. Pero esto
será más adelante porque primero quiero seguir el orden cronológico de mi relato
y seguir narrando cada paso que fui dando hasta llegar a la exhibición total y
sin ninguna clase de prejuicios y nerviosismos.



Deseo que os guste y que queráis saber mis andanzas que son
muchas.



Un saludo cordial.




Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .



Número de votos: 0
Media de votos: 0


Relato: Iniciación al exhibicionismo (02)
Leida: 20492veces
Tiempo de lectura: 6minuto/s





Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes



Contacto
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Afiliados



telatos porno incesto

























Webcams Chicas de meha-sandal.ru
Todo sobre acuarios
Si te gustan los acuarios, suscribete a neustro canal de youtube !!!
Pulsa aqui abajo .



Datos Legales de acuerdo con las leyes españolas LSSI e internacionales 18 U.S.C. 2257

Portal de contenido adulto administrado por :

Principal | Libro de Visitas | Contáctanos | Envia tu relato | Mis Relatos Porno.com



alquilando a mi hija parte 8 relatos eroticosme folle a mi tianovita xxxporno mujer mayorsexo triple penetracionrelato erotico madre sodomiafollando voy follando vengomaduras pezones grandesabuelo y nieto follandofoto chupando pollahistorias eroticas filiallluvia dorada relatosmejor relato pornorelatos porno narradosricos pezonespajeandometrios familiaresmadura con fontaneroporno escatvideos porno me follo a mi tiarelatos cine gaycriada lesbianacolombiana tetona y culoname folle a mi noviarelatos sexo filialtransesual pornoen el cine follandoporno duro imagenesrelatos gay dame tu leche papafollando en despedida de solterasporno maduros gayrelatos eroticos me manosea por debajo de la mesanecrofilia pornome follo a mi tia relatosmis relatos pornmadres maduras viciosasmadre e hija putasvídeos porno gratis de zoofiliavecinas folladasorgia swingertia guarraslos ultimos 50 relatos añadidos ala webcoño humedochicas virgenes folladasporno bisexorgias biporni lesbicopirno gratisporno travestis en españolrelatos voyerismofollando con clasejoven con maduro gayrelatos eroticos todo relatosporno smsprimera relacion homosexualrelatos xxx habladosporno viejas guarraspormo lesvianasporno polla enormemama borrachaporno maduros y maduraspelis de zoofiliaporno cachondosmadres solteras desnudasporno madre e hija lesbianasrelatos chantaje ala hija de la vesina ricamonte de venus peludoaprender a follarfollando a la familiatocame el culorelatos porrnoporno lesbico madurotias calientesporno lebicoporno cuarentonasrelatos ardientesrelatos eroticos xxx gratisrelato de incestospeliculas porno de violaciones gratispono gorditascomo chuparte el peneabuela con nieto pornorelato erotico hijarelato intercambio de parejagay borrachofollandose a la nietaviole a mi primapeliculas porno de violaciones gratispadres e hijas xxxmaduras gitanaschats sexo gaytias follandiabuelas y nietas follandoporno madres solteraspaja grupalcuentos eróticos cortosrelatos eroticos romanticosporno sado suavedespedidas porno españolasrelato eroticas