relatos porno
webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
- 19 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
- 22 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
- Edad 19


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: Orgía bi con mis compañeros de clase





Relato: Orgía bi con mis compañeros de clase

Me presento, soy Mario y tengo 17 años, estudio la
preparatoria aquí en Mérida, Yuc. Mido 1.75, soy delgado, de tez blanca y
cabello castaño algo largo. Lo que voy a contar sucedió hace unas dos semanas,
en la fiesta (de tres días) de fin de curso que hicimos los de nuestro salón en
un club de playa que queda como a media hora de la ciudad.


Como la escapada era idea nuestra, la escuela no se vio
involucrada y tampoco nuestros padres, así que pudimos divertirnos sin ningún
problema. Fue casi todo el salón, éramos unas 25 personas repartidas en 11 o 12
habitaciones. Dormíamos muy apretados pero eso no importaba porque durante los
tres días que duró esto, casi no dormimos.


El primer día fue algo tranquilo, estábamos en la piscina, en
el restaurante o en bar, sin siquiera llamar mucho la atención, como cualquier
grupo de turistas. Fue la primera noche que comenzó a sembrarse lo que sería la
experiencia más excitante de mi vida y probablemente, de varios de mi grupo
también. Como a las 9 de la noche, todos fuimos a la pequeña discoteca del hotel
y comenzamos a beber y a bailar como siempre lo hicimos durante nuestra
preparatoria en otras discos. Yo estaba como siempre en compañía de Gloria, mi
mejor amiga, por la que siempre he sentido algo más que amistad pero nunca me
había atrevido a demostrar, sólo una vez llegamos a besarnos y nunca se repitió
pero eso es otra historia (una larga y aburrida).


Bailamos durante horas, cada que me reunía con mis tres
amigos más cercanos me molestaban diciéndome si esta vez si iba a intentar algo
con Gloria, que porque ya era hora. Yo no tenía cómo contestarles porque por lo
visto ellos estaban comenzando algo con otras compañeras. Compañeras que yo
sabía que eran muy zorras pero nunca pensé que se llegarían a interesar por
alguien del salón y menos por mis amigos específicamente.


Como a media noche, Gloria comenzó a bailar con Raúl, uno de
mis amigos. Yo decidí dar una vuelta porque había pasado toda la noche con ella
así que decidí buscar otras amigas para bailar. Así estuvimos un buen rato, Raúl
bailando y tomando con Gloria y yo bailando y tomando con Karen y Liz. Karen
tiene 17 y va en mi salón y Liz es su prima de 15 que más bien fue de colada a
la fiesta. Sin aviso, algo me estremeció verdaderamente cuando volteé a ver a
mis amigos y me di cuenta que víctimas del alcohol y la euforia de la fiesta (o
por cualquier otra razón), Raúl y Gloria se estaban besando mientras bailaban.
Yo tenía ganas de llorar, eso no podía estar pasando pero no podía hacer nada al
respecto y no quería que nadie notara que estaba molesto. Karen y Liz entre
juego y entre borrachas se me pegaban al cuerpo y me manoseaban al bailar y yo
ni lo sentía, no podía dejar de pensar en Gloria con uno de mis mejores amigos.


Así pasaron un par de horas, ya en la madrugada algo
borracho, no estaba seguro cómo había comenzado pero me encontraba tocándoles
los senos y las nalgas a las primas, y de vez en cuando nos besábamos, nos
reíamos y volvíamos al manoseo. Liz es muy bajita, debe medir no mas de 1.55 y
tiene unos senos enormes para su complexión y edad. Karen, la mayor, es una
rubia nalgona algo guapa pero con poco busto. En fin, nada de lo que me pudiera
quejar, pero yo deseaba realmente a mi amiga Gloria, castaña y alta, con unos
senos aún más grandes que los de Liz y unos labios increíbles que sólo incitan a
besarla.


Ninguno de los que quedaban del salón se estaban fijando en
que me estuviera fajando a estas dos chavas y para entonces Raúl estaba haciendo
lo mismo con mi Gloria. Para entonces estaba borracho así que ni me importaba
tanto como antes. Seguía bailando, aprovechando la oscuridad le metí la mano a
Karen debajo del pequeño brassiere y pude sentir primero su pezón suave y luego
sentirlo reaccionar a mis manos frías por el vaso que estaba agarrando segundos
antes. Mientras nos besamos, el pezón comenzó a endurecerse y yo sólo podía
pensar en morderlo. En ese momento Liz se acercó más y me dijo "aquí somos tres,
¿no?" y con eso me tocó la verga por encima del pantalón y la apretó un poco. Me
sorprendió muchísimo que a los 15 años esta chava fuera tan aventada. Obviamente
antes de eso yo ya estaba durísimo, casi me dolía por el pantalón y después de
que Liz me tocó y todavía con la mano en el seno de Karen, decidí que era
demasiado, que me las tendría que coger, a cualquiera de las dos o a las dos.
Sólo que no sabía exactamente cómo sucedería.


Sin tener que hablar, terminamos nuestras bebidas y salimos
discretamente de la disco. Mientras cruzaba por la puerta miré hacia atrás y vi
que Raúl me estaba mirando, así que me volteé de inmediato. Apenas salimos,
Karen comenzó a besarme y Liz me tomó de la mano para movernos a un rincón
oscuro a unos metros de la puerta (era igual, ya no había nadie afuera, todos
estaban en la disco o en sus cuartos). En ese rincón me agarraron entre las dos,
Liz me besaba el cuello, Karen la boca. Una mano (no supe de quién) se metió
debajo de mis pantalones y comenzó a jugar con mi verga, la agarró con sus dedos
y comenzó a masajearla. Para entonces ya estaba su máximo, unos 18 cms, aunque
no muy gorda, debo aceptar. Respondiendo a esto, agarré a Karen de las nalgas,
la volteé para que me diera la espalda y mientras le besaba el cuello metí mi
mano por enfrente de su pantalón. No tenía ropa interior, sentí directamente sus
vellos. Eran muy extraños, casi casi lacios, nunca me había topado con alguien
así. Bajé un poco más y la sentí no húmeda, sino mojada, me di cuenta que estaba
mucho más caliente de lo que parecía, tal vez por el hecho de compartir a
alguien con su prima de sólo 15 años. Y precisamente a la prima era a la que le
tenía ganas por sus nalgas que no parecían de su edad sino de una mujer de 21 y
con la minifalda de mezclilla que llevaba se veían aún mejor. Cuando estaba
apunto de pasar a esa falda, nos interrumpió el sonido de la puerta de la disco.
Estaban saliendo Raúl y Gloria, riéndose. Cuando Gloria nos vio en pleno faje a
mi y a las primas, se acercó sin dejar de reír y me plantó un beso de lengua que
nunca voy a olvidar. Yo respondí agarrándola de la cintura y acercándola a mi
verga. Cuando la sintió dejó de besarme y me sonrió de la manera más sexy del
mundo. Sin decir una palabra nos tomó de la mano a Raúl y a mí y les dio a
entender a las primas que nos acompañaran. Sin duda estábamos yendo a su cuarto.
En el camino, volteé a ver a Raúl y sonrió porque sabía lo que estaba a punto de
pasar. Todos lo sabíamos, pero había algo que no nos esperábamos. Ya no me
importaba que haya besado a Gloria porque los dos haríamos algo mejor con eso y
no sólo con Gloria, sino con una rubia y una quinceañera.


Llegamos al cuarto e inmediatamente Gloria me agarró la verga
por encima del pantalón y comenzó a besarme. Karen y Liz hicieron exactamente lo
mismo con Raúl. Los dos nos quedamos parados mientras las chavas hacían su
trabajo.


Comenzamos a hablar de estupideces entre todos, riéndonos, ya
que estábamos algo borrachos. Hablando sin detener nuestras actividades. Pude
ver, mientras Gloria me besaba la oreja, que Liz, la pequeña, le estaba
desabrochando en pantalón a Raúl. Yo estaba esperando algo así para continuar
con lo que había deseado, así que bajé a besar los enormes senos de Gloria
mientras le subía torpemente la blusa. En ese momento nos tiramos a la cama,
terminé de quitarle la blusa y comencé a desabrochar el brassiere negro y
transparente que traía. Sentí cómo Liz se sentaba en el borde de la cama y
mientras Raúl masajeaba los pequeños senos de Karen, ella le sacó la verga del
boxer. Era algo increíble, debía medir unos 20 centímetros y era muy gorda, no
pude evitar sentir curiosidad por el pene de uno de mis mejores amigos. Cuando
me recuperé del espectáculo, comencé a besar los senos desnudos de Gloria, ella
estaba sentada sobre mí, haciendo movimientos suaves de cadera que hacían rozar
nuestros genitales sobre la ropa.


Era decisivo, la ropa tendría que irse y parecía que todos
nos dimos cuenta de eso en el mismo momento. Gloria se levantó, se quitó el
pantalón y sólo le quedó una tanga verde militar de un material que dejaba ver
sus pelos. Quise disfrutar de ese momento pero al mismo tiempo las primas se
despojaron de todo y mi vista se centró en esas bellezas, sobre todo en Liz, ya
que era casi una niña pero con un cuerpo formidable. Al voltear, noté que Raúl,
ya desnudo, se había quedado viendo mi pene y cuando se dio cuenta de esto
retiró la mirada muy rápidamente. No le di la mayor importancia pero darme
cuenta de eso me excitó mucho más.


Gloria se acercó a Raúl y yo me puse entre las dos primas.
Sentí como los vellos de Karen rozaban con mi pene, era una sensación increíble.
Al mismo tiempo, mis manos disfrutaban de las nalgas de Liz, sentía su carne
suave y luego pasé a explorar su vagina con unos vellitos cortos y el clítoris
prominente. Yo ya no podía más, se la tenía que meter a la pequeña que tanto
deseaba. La empujé un poco hacia la cama, me recosté y ella se puso sobre mi.
Nos besamos y masajeé sus senos durante unos segundos, podía sentir la humedad
de su vagina rozando contra mi pene al moverse de adelante para atrás. Hasta se
escuchaba como los vellos hacían ruido al frotarse. Creo que ella no aguantó
más, porque con su mano me lo agarró y lo dirigió a la entrada de su vulva y la
metió con fuerza y sin problemas, era claro que no era virgen. Pude escuchar
cómo gimió silenciosamente a la primera metida, yo sentía un calor delicioso,
estaba muy apretada, después de todo apenas había cumplido 15. Mientras la cojía
con fuerza, Karen se acercó y me besó, yo la jalé un poco para poder morder sus
pequeños senos, con esos pezones duros y claros en sus pequeñas tetas
deliciosas.


Todo esto había ocurrido casi sin palabras, y cuando
hablábamos era para decir alguna estupidez. Todo fue torpe y muy rápido, hasta
el momento en que Gloria se levantó y nos llamó la atención a todos.


Vamos a ver, ¿quién va con quién? – dijo, casi bromeando.


Yo quiero con las tres, en el órden que sea- respondió Raúl.


Pero va a ser sin discriminar a nadie, le respondió mientras
me volteaba a ver.


¿Osea que qué?


Osea que quiero estar contigo y verte con Karen y Liz, pero
también quiero verte con Raúl, quiero que se la mamen entre ustedes. Me dijo.


No pude evitar sentir algo de curiosidad al respecto ya que
yo estaba muy caliente y algo me llamaba la atención de los 20cms. de Raúl. Pero
al principio tuve que fingir que no quería. Raúl también se rehusó al principio.
Karen dijo que estaba de acuerdo con esto y que pensaba hacer lo posible para
convencernos. En eso, volteó a ver a su prima y las dos se acercaron hacia
nosotros, que estábamos sentados desnudos en la cama.


La que se acercó a mi fue Liz y sin hacerme esperar, me
agarró la verga y la metió en su boca, casi completa hasta la garganta. Karen
lamió de punta a punta el pene de Raúl y éste lanzó un pequeño gemido que le
hizo a entender a Gloria que estaría dispuesto a todo para seguir con el juego.


Ya ven. Si quieren más de esto, van a tener que hacer lo que
nosotras digamos. Nos dijo Gloria.


Raúl y yo nos vimos y asentimos con la cabeza, en acuerdo.
Karen y Liz se alejaron de nuestras vergas, dejándolas húmedas con saliva y a su
máxima longitud. Me acerque a Raúl y me hinqué en el piso. Lentamente y dudando
un poco, la agarré con mi mano derecha. Era increíble, una verga enorme y gorda
sin circuncisión, se notaban algunas venitas y eso me gustó mucho. Me detuve a
percibir el olor que se me hizo algo raro pero no me detuvo. Lento, abrí mi
boca, mojé mis labios y me metí la cabeza de su pene. Era un sabor extraño pero
agradable, y más por la excitación de saber que me estaban viendo tres mujeres
buenísimas y que nunca había probado algo similar. Cuando me acostumbre y
después de dar algunas lenguetadas a la cabeza, me la metí hasta donde pude, ya
que no entraba completa. Podía sentir sus venas en mi lengua y cómo palpitaba
esa vergota dentro de mi boca. Comencé a meterlo y a sacarlo con ritmo, como me
lo habían hecho a mi antes. Raúl cerró los ojos e instintivamente me tomó del
cabello y me empujó más hacia su palo. Al principio me atraganté y me alejé pero
luego pude agarrar práctica para meterla más al fondo.


Raúl comenzó a gemir más fuerte, yo entendí que estaría a
punto de llegar si seguía con este ritmo y me detuve a pensar si eso sería buena
idea pero decidí que si ya había llegado hasta aquí, lo mejor sería seguir hasta
el final. Con una mano comencé a acariciar sus huevos y con la otra acariciaba
la región de sus ingles, sintiendo sus vellos púbicos, explorándolos. Apresuré
el ritmo de las chupadas y cada vez se iba más hacia el fondo de mi garganta.
Raúl en un momento se estremeció, empujó su verga hacia mi y lanzó un gemido que
casi pareció grito.


¡Ahhhh, me vengo! ¡No pares!


Y claro que no paré, hice todo aún más rápido. Sentí que por
unos segundos esa enorme verga se convulsionaba así que me la saque un poco y en
menos de dos segundos sentí su semen pegar en mi lengua y paladar. Un sabor que
me pareció delicioso, quería comérmelo todo pero su verga se me salió de la boca
un momento y lanzó otro chorro hacia mis labios. La volví a meter y un último
chorro cayó directo en mi boca, sin dejarlo escapar. Raúl se tranquilizó en ese
momento y yo, aún con su verga dura en mi mano y cerca de mi boca, le lamí el
poco de semen que quedó en su punta. Acto seguido, junté todo el semen sobre mi
lengua y me lo tragué, me pareció delicioso.


No se cuanto tiempo pasó, que escuché que se reían las chavas
al acercarse. Creo que se habían aburrido después de tanto tiempo, así que no se
hicieron esperar y Gloria se acercó a mi cara y lamió el semen que quedó en mis
labios. Nos besamos apasionadamente, disfrutando entre nuestras lenguas la leche
de Raúl que apenas se reincorporaba en ese momento. Luego ella se acomodó en el
piso para tener mejor acceso a mi verga y comenzó a masturbarme riquísimo, se
lamía la palma de la mano y me masajeaba, primero el pene y luego los huevos. Yo
seguía lamiendo la verga de Raúl y el parecía estar en otro mundo pero entre Liz
y Karla comenzaron a besarle el pecho, los labios, a jugar con sus pezones, todo
esto mientras el amor de mi vida me hacía una puñeta y de vez en cuando se la
metía en la boca.


Karen quería su turno así que le agarró el pene a Raúl, aún
duro, se acomodó sobre el y se lo metió en la pucha en menos de un segundo. Raúl
no daba crédito y yo menos con Gloria lamiéndome al tiempo que acercaba a liz
para lamerle el clítoris ahí mismo.


Decidí cojerme a Gloria así que la levanté del piso, la tumbé
en la otra cama y ella se puso de perrito. Yo no podía creer que por fin tenía
ese culo perfecto apuntando hacia mi verga. Liz se fue hacia Raúl para que la
lamiera mientras se cojía su prima. Ya libre, Gloria me dijo que se la metiera
por atrás. Yo me sorprendí porque nunca me había cojido a nadie por el culo pero
el que se apendeja pierde así que inmediatamente coloqué la cabeza de mi verga
en la entrada de su ano y suavemente comencé a metérsela. Gloria gimió muy
fuerte yo empujé para meterla toda. Era lo más rico que había sentido en toda mi
vida, ese culito apretado y caliente era único. Yo metía y sacaba mi verga
lentamente, disfrutando al máximo esta nueva sensación mientras volteaba a ver
cómo Raúl acostado se cojía a Karen y le lamía la pucha a Liz. Moví mi mano para
poder masajearle el clítoris a Gloria mientras se la metía por el culo. Su
vagina estaba prácticamente goteando y muy caliente. Ella me decía "métela más…
tócame más fuerte…" y luego cosas que no entendí porque estaba demasiado
concentrada en mi verga como para hablar bien. Apresuré el ritmo y seguía
masajeando su vulva y su clítoris, a veces metiendo mis dedos o subiendo la mano
para masajear sus enormes senos que colgaban con los pezones erectos.


"¡Dale coño, más fuerte… AH!


Mis dedos frotaron más rápido y más fuerte su clítoris y mi
verga entraba hasta que mis huevos topaban con sus nalgas.


"¡Me vengo carajo, sigue! SIGUE"


En ese momento no pude contenerme más, al escucharla gritar
"¡me estoy viniendooo!" yo sentí que el cuerpo de me escapaba del orgasmo y me
vine de un modo espectacular. Primero arrojé leche dentro de su culo, era
maravilloso. Ella rápidamente se la sacó y se movió para meterse mi verga a la
boca, mientras seguía disparando leche. Yo casi gritaba del placer mientras los
últimos chorros caían en su lengua, luego en su boca, nariz y senos, mezclándose
con el sudor. Mientras todo acababa ella siguío masajeándome la verga sin dejar
que pierda su dureza. Con su dedo coleccionó toda la leche de su cara y la metió
en su boca para tragarla. Nos besamos tiernamente, aún podía sentir el sabor de
mi propio semen entre sus labios.


Nos recostamos junto a Raúl, que ahora estaba cojiendose a
Liz mientras dedeaba el coño de Karen. Nos quedamos viéndolos un rato hasta que
escuchamos como Liz gemía teniendo su primer orgasmo de la noche y segundos más
tarde Karen hacía lo mismo. Liz se acostó y yo me puse en posición para poder
lamerle la pucha, lo hice durante varios minutos mientras los demás se
recuperaban. Siguiendo los movimientos de sus caderas y sus gemidos, acrecentaba
el ritmo y trataba de meter lo más que pudiera de mi lengua en su vagina. De
pronto, Liz dejó de moverse y se cayó totalmente durante un par de segundos para
luego relajar su cuerpo al máximo, era su segundo orgasmo en sólo unos minutos.
Para entonces yo ya tenía la verga parada de nuevo y pude sentir una mano que me
masajeaba, era Raúl y evidentemente era su turno.


Me acosté y dejé que Raúl explorara mi verga, se veía muy
interesado. Luego vi cómo las tres chavas se acercaban a mi en la misma posición
que Raúl y entre todos comenzaron a besarme el cuerpo, los pezones, el abdomen y
la verga. Sentía cuatro pares de manos trabajar sobre mi cuerpo. Raúl se la
metió completa a la boca al primer intento y me excité aún más de sólo ver a mi
amigo con mi verga en su boca. Todo era perfecto. Después de unos cuantos
minutos mi cuerpo se tensó y les advertí que pronto me vendría. Karen me dijo
que esperara, intenté tranquilizarme y se sentó sobre mi, metiéndosela completa
en el coño. Yo ya estaba a más no poder pero me incliné hacia ella y la abracé.
Pude sentir sus senos restregarse a mi pecho, su abdomen con el mío, todo
mientras nos besabamos apasionados y los otros veían en espectáculo. Cuestión de
un par de minutos y ella me dijo que quería que yo me viniera, porque ella lo
haría pronto. Sin dejar de movernos, me dijo que tomaba pastilla y quería sentir
mi leche dentro de ella. Moviendonos cada vez más fuerte los dos nos abrazamos
con todas nuestras fuerzas mientras nos veníamos al mismo tiempo. Llené todo su
interior de leche, como si no me hubiera venido un rato antes. Sentí las paredes
de su vagina mezclarse con mi semen y frotar mi pene con un calor increíble.


Nos recostamos… todos quedamos tirados en la cama, sudados y
embarrados de sudor, semen y humedad. Seguimos platicando un rato, pensando si
alguien más del salón se habrá dado cuenta. La cama era grande y cabíamos todos,
era muy tarde, como las 4 de la mañana así que Karen y Liz se fueron quedando
dormidas en un rato. Raúl, Gloria y yo nos pasamos a la otra cama y desnudos nos
metimos bajo las sabanas tocando nuestros cuerpos sin discriminación. Nos
turnabamos entre los dos para besar a Gloria o larmele los senos, después nos
agarrábamos la verga y nos masturbábamos entre nosotros hasta llegar al orgasmo
por ultima vez. Gloria se encargó de lamer nuestros últimos chorros de leche y
durante un buen rato seguimos así hasta que nos quedamos dormidos poco a poco
sabiendo que esa fue apenas la primera noche de tres que estaríamos en el club
de playa y que al día siguiente podríamos tener nuevos invitados de nuestro
salón.


Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .


Número de votos: 4
Media de votos: 9.50





Relato: Orgía bi con mis compañeros de clase
Leida: 2556veces
Tiempo de lectura: 12minuto/s





Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes



Contacto
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Afiliados



Datos Legales de acuerdo con las leyes españolas LSSI e internacionales 18 U.S.C. 2257

Portal de contenido adulto administrado por :

Principal | Libro de Visitas | Contáctanos | Envia tu relato | Mis Relatos Porno.com



porno en venezuelarelato erotico amor filialporno andaluzsexo en la playa pornome follo a mi cuñadami mama mecoji borrachorelatos lesbicos primera vezrelato de sexorelatos de sexo con mi abuelamadre e hijas xxxpono geipodno gratisporno con mujeres embarazadasclasicos pornosrelatos ardientesrelatos incestos madres hijostodo relatos incestojuguetes pornorelatos gays con fotosvampiro pornofotos abuelas calientesrelatos de sexo habladossexo warrochicos guapos pornoporno madres solterastias con tangasporno duro trioprincesa disney pornomama se masturbarelato pajatias guarras.comdespedidas de solteras folladasfollar primasdeje que mi papa me cogiera relatos xxxfollando en el transporte publicoporno coñorelatos porno mi maestro me sometefollada a mi mujerfollar vecinasblancanieves y los siete enanitos pornopornos africanosbart simpson pornofollo con mi madrepornos arabesporno pareja jovenhombre follando con animalrelatos eroticoporno en el castillofollando primorelatos eroticos porno xxxhistorias swingerrumana pornoputita sumisamadura viudacasadas infieles folladasporno guarrosquinceañera masturbandoserelatos pornos de madurasmaduras ninfomanas follandoincesto relatos pornopornografia mujeres madurasrelato muy eroticomujeres pilladas infragantimujeres madurasxvirgen follafollandose a su nietaporno tia buenasexo perreandomi vecinito gay relatoRelatos jugando con mi hermanitalesbianas pprnomaridos mironesrelatos eroticos incesto gratisrelatos porno trencortos gay pornomadura gorditasoy una putitaeroticos en mallorcamastubacion femeninarelatos eritocosporno gratis ama de casaporno transesualfolladas tremendas y maridos mirones lecturas