webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
- 19 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
- 22 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
- Edad 19


Conexion desde su casa
"Imagen real"
Click to Download this video!


Relato: Memorias de un fetichista de tacones stiletto...



Relato: Memorias de un fetichista de tacones stiletto...

Autoria: Regy ( Es traducción de un original Inglés)


Titulo:


MEMORIAS DE UN FETICHISTA DE TACONES STILETTO ALTÍSIMOS.


Resumen:


LO QUE LE SUCEDE A UN FETICHISTA POR MIRAR UNOS FINOS TACONES
ALTÏSIMOS EN UNA MUJER SEXY.


Ubicación: Fetichismo por tacones.


Estaba sentado en uno de los bancos en el hall de espera de
una nueva galería de arte algo pequeña, en el centro de la ciudad de Oxford, un
sitio poco común, que parecía tener varias funciones a la vez, arte en el día,
música en la noche, y otras cosas que se sucedían también en algunos momentos.


Ahora, estaba contento de poder relajarse y refrescarse, ya
que también había visitado otras cuatro galerías de arte esa misma mañana, y
tanto su espalda como sus piernas estaban empezando a dolerle. Había tomado
temprano un tren que bajaba desde Londres, y ahora se sentía cansado y un poco
soñoliento, mientras se fijaba en la bullente actividad que se sucedía alrededor
del Museo Ashmolean, antes de que viajara en el tren de vuelta a su casa.


El asiento miraba hacia otro igual y opuesto, donde como el
suyo, seis a ocho personas, sentadas en grupos, conversaban u observaban los
folletos en la pared, acerca de las próximas atracciones. Había montones de
otras personas que remolineaban cerca, ya que las atracciones por suceder habían
creado un gran interés en los habitantes locales y algunos foráneos.



Una pareja se levantó y se retiró, dejando un espacio
enfrente de donde estaba sentado. Magnífico pensó él, ahora puedo estirar bien
mis piernas, y estaba ya a punto de hacerlo, cuando una dama se deslizó al
espacio vacío desde alguna parte, llenando el sitio a su alrededor con una
cantidad de bolsas de compras, algunas de las cuales ostentaban el nombre de
lujosas y caras tiendas de Oxford. Ella se veía cansada también, sin duda ella
había tenido una ardua mañana de compras en las tiendas. El estimó que ella
estaría cerca del final de sus años 30, y estaba vestida con un elegante abrigo
café. Levemente irritado por la pérdida del espacio para estirarse, pronto la
ignoró y volvió a sus pensamientos previos.


Mientras revisaba las listas de los eventos musicales que se
hallaban cerca de la puerta, percibió débilmente que ella estaba registrando su
carga de bolsas de compras. No había razón alguna para ello, salvo el
extraordinario ruido que ella hacía con el fino papel de envolver, que esta
sacando desde una de las bolsas. El la observó de nuevo, y le pareció mayor esta
segunda vez, y se preguntaba porqué se preocupaba aún de pensarlo, ya que su
cara y su pelo no eran posibles de describir, ya que estaba completamente
envuelta en su abrigo, y desaparecía rápidamente en lo que parecía ser una
interminable cantidad de fino papel de envolver .


Repentinamente, con un eficiente barrido de su enguantada
mano, el papel de seda fue levantado y lanzado dentro del un basurero vacío. Una
sonrisita de satisfacción pasó por sus labios. Se sacó los guantes, apareció una
cartera y sacó fuera de ella una cigarrera dorada y un encendedor. De ella
extrajo un cigarrillo, con los que él no pudo sino notar que eran unos dedos
primorosamente manicurados. Sus uñas sorprendentemente largas, estaban pintadas
de un rojo profundo, que hacia juego con el tono de su lápiz labial. Ella
encendió su cigarrillo y lo aspiró deleitosamente, y mientras exhalaba el humo,
sus ojos encontraron los suyos por un instante que fue casi un poquito mas largo
que lo confortable.


El sintió correr por su espalda un singular escalofrío.
¿Porqué en este mundo.....? Tal vez estaba algo cansado... Volvió a mirar su
folleto.


Ella estaba dejando resbalar su zapato. Instantáneamente el
movimiento captó la atención de sus ojos. Siempre lo excitaba la vista de una
mujer ajustándose el calzado.


Este tipo de maniobras le provocaba siempre algo sexualmente
extraño. Era un zapato elegante, pero sin nada que lo destacara de lo común,
pero la manera con que ella se había dado vuelta en su asiento para deslizar sus
dedos pierna abajo, hasta llegar al costado de su calzado, había dejado resbalar
su abrigo por el costado de la pierna, mostrando un elegante traje sastre café,
la ceñida falda del cual se apretaba tensa sobre el muslo y se detenía
exactamente sobre su rodilla. Detrás de la rodilla aparecían unas inequívocas
arrugas de una media elasticada. Sus dedos se deslizaron lentamente por las
medias hacia arriba de la pierna, desde los dedos del pié hasta la rodilla, se
detuvieron, las suavizaron y las llevó hasta su cadera. Con un estremecimiento,
él se dio cuenta de que los ojos de ella estaban de nuevo sobre los suyos, pero
los retiró al instante, en el momento en que él se dio cuenta. De nuevo hubo el
asomo de una sonrisa.



El se sintió torpe y tonto como un colegial pillado mirando
las faldas subidas de una chica.



Ella puso sus ojos en un sitio intermedio, y de allí los
volvió a una de sus bolsas. Los mantuvo allí por un minuto o algo así. Y
entonces muy lentamente, su mano se introdujo en la bolsa. Allí revolvió algo
que el no pudo notar. Lo soltó y enseguida volvió a tomarlo. El no fue capaz de
darse cuenta de porqué estaba tan interesado en observar a una extraña registrar
una de sus bolsas. Bueno, era precisamente--- bueno---algo que había en el modo
de como ella estaba haciendo las cosas. Algo así como si estuviera actuando para
una audiencia. Él.



Enseguida la mano salió de la bolsa. Sus ojos estaban ahora
sobre lo que sostenían, sin embargo el sentía que ella aún estaba de algún modo
observando sus reacciones y llamando su atención. Y atención era lo que ella
tenía para el, porque allí, en su mano bellamente manicurada, estaba posado un
inmaculado zapato nuevo.



No lo estaba sosteniendo como se hace con un zapato, sino de
un modo, parecido a como se sostiene una costosa escultura; estaba erecto en la
palma de su mano tal como en una vitrina, y sin duda era una exhibición, y para
él. Ella detenidamente lo levantó al nivel de sus ojos, la punta hacia su cara,
el taco hacia el. Esta vez un pequeño fruncimiento de concentración crítica
cruzó sus verdes ojos. Y así ella examinó el zapato por todo un minuto.



Su conducta siguió ignorada en la populosa galería. Después
de todo no era nada tan inusual ver una cansada compradora examinando sus
compras. ¿Era así?. Pero por supuesto, para el,--- aquí,--- ahora, y en este
lugar que el recordaría para siempre. Sí que lo era.



Las modas van y vienen, y mucha gente las deja pasar sin
pensar. Pero para él, los tacos altísimos de aguja tenían un significado
demasiado especial. Habían llegado a representar algo profundamente sexual en su
psiquis, simbolizando lo mas femenino, perfecto en sus formas y---si, por
supuesto—escultural en su diseño.



Imposiblemente imprácticos, se habían ganado la furia de las
feministas y por lo tanto firmemente descritos por si mismos como la llave de
todas las fantasías masculinas. Por supuesto, ahora totalmente fuera de moda, no
eran posibles de ver en parte alguna. Excepto ahora y ahí, enfrente de sus
propios ojos.



El zapato era exactamente del mismo color que su traje, del
cual se había percatado que era de cuero. El taco era probablemente de cinco
pulgadas de altura y más delgado que un lápiz, excepto en la tapilla donde se
convertía delicadamente en una espiga dorada en la última pulgada. La planta era
de cuero color crema. La cubierta era de fina piel de cabritilla, adornada con
hojas entrelazadas. Delgadas tirillas de charol negro se entrelazaban en las
costuras. No era un barato modelo para chuscas ordinarias: Ese par debía haber
costado por lo menos, sobre unos cuatrocientos dólares. Imposiblemente altos de
tacos, pero sumamente elegantes, hermosos, muy delicados y tan femeninos, no
habrían estado fuera de lugar, aún en un lugar como las carreras reales en
Ascot. Una delicia obviamente hedonística relumbraba en sus ojos.



Ella podría haber sido su amante, provocándolo con aquello
que ella bien sabía que lo excitaría. Ella podría haber sido una diseñadora de
calzado, sopesando su forma, su calce o su color. Ella podría haber estado
simplemente insatisfecha con aquello que había adquirido, y próxima a
devolverlo.



A el no le importaba cosa alguna. Su pene había pasado
instantáneamente a una incontenible erección tan pronto como el zapato apareció
dentro de su línea de visión. Su boca estaba seca, sin embargo podía sentir como
una pre- eyaculación humedecía su pierna. El no estaba listo para esta reacción.
Sus rodillas le temblaban, sus manos comenzaban a tiritarle incontroladamente.
Las dejó caer en su regazo, esperando que ella no hubiese notado nada inusual, o
no se hubiera dado cuenta de sus encendidas mejillas y su mirada estática, que
no se hubiera imaginado que ella estaba sentada enfrente a un fetichista del
calzado, y que tomado pavor y rápidamente se hubiese levantado e ido....



Alabados sean los dioses. No. Lejos de ello. El zapato
descendió lentamente de su tan exaltada posición, la sonrisa retornó a sus
labios. Ella se retorció algo mas en su asiento, volviendo a deslizar el pié
dentro de su calzado. El se dio cuenta que ella estaba usando medias de nylon,
no panties, no medias corrientes. Nylons, Verdaderos nylons. Esas fabulosas
medias que tienen un tejido mas obscuro que se curva por detrás del talón,
extendiéndose hacia arriba por atrás de la pantorrilla, llegando a unas 5
pulgadas sobre el borde del zapato, terminando en un corte recto horizontal
conocido como talón Cubano. Con una costura que corría desde sus preciosamente
pedicurados y barnizados dedos de su pie, tan rectos como una línea dibujada,
hasta arriba de la pierna, hasta el tirante y apretado cielo, de la obscura liga
en el borde superior de las medias, suspendidas lejos, dentro de las secretas
delicias de su ajustada falda de cuero.



El casi se desmayó del espectáculo tan intensamente sexual.



Los momentos siguientes fueron probablemente no mas largos de
un minuto, pero para él, podría haber sido una hora. O dos. Todos sus sentidos
estaban como lanzados dentro de una turbina, sus pies, sus dedos de las manos,
el zapato, todos parecían moverse en movimiento retardado mientras sus ojos
bebían esa deliciosa sensualidad desplegada delante de el. Pensar que el había
estado a punto de levantarse e irse, poco antes de que ella llegara.



El zapato ya en su pie, la mujer procedía ahora a examinarlo
en detalle. El pié fue volteado hacia uno y otro lado, lo levantó mirandose la
punta, lo volteó para observarle el esbelto tacón por atrás, lo balanceó sobre
sus dedos, enterró el tacón en la alfombra y lo retorció allí. El fruncimiento y
su sonrisa se alternaban, sus delineadas cejas se fruncían, se arqueaban y se
relajaban. El restante zapato fue sacado de la bolsa y colocado en su otro pie.
El espectáculo se repitió denuevo completamente. Mas aún, ella se levantó y dio
unos pasitos balanceantes, volviendo a dar un vistazo a los tacones y lo recto
de las costuras antes de retornar a su asiento. El abrigo volvió a abrirse
nuevamente y él pudo ver claramente la silueta de los botoncitos de los tirantes
del portaligas bajo la apretada falda, que ahora había subido para mostrar el
diminuto creciente de la liga superior de la media. Él estaba pegado a su
asiento, absolutamente hechizado.



Después de lo que le pareció una toda era en el tiempo, él se
atrevió a dar una ojeada a su cara. Sus ojos estaban sobre él--- ¿O talvez no?.
Su sonrisa distante retornó, sin embargo sus ojos parecían mirar a través de él,
mas que a él directamente. Era como si ella estuviera sintiendo la completa
humedad de él en su entrepierna, sintiendo que lo había esclavizado, y que
supiera que así lo había convertido en su perrito faldero.



Repentinamente ella se puso de pie.



El cigarrillo fue descartado en un cenicero cercano, los
elegantes guantes fueron repuestos, y cada dedo amorosamente deslizado
suavemente. La falda fue enfundada hacia abajo sobre las caderas, Las bolsas de
compra juntadas. Saltando con gracia sobre los pies de sus vecinos, a pesar de
los gloriosos tacones, ella se deslizó liviana y muy rápidamente hacia la puerta
de la calle. En el último instante ella se volvió, lanzando una mirada sobre el
todavía lleno foyer, fijó sus ojos sobre el. ¿Era acaso un latigazo de una
invitación? El se paró saltando sobre sus pies, mientras la espalda de ella se
daba vuelta de nuevo. Ella pasó a través de la puerta y salió a la calle.





En el tiempo en que el llegó afuera, ella ya estaba 40 metros
delante. Sus tacones hacían un rápido e inequívoco ‘toc,toc’ entre las altas
murallas de la angosta calle trasera de Oxford Street, un sonido que él no había
escuchado hace años y que ahora lo gozaba extasiado. Por supuesto que él la
estaba alcanzando, sus pasos eran engañosamente diminutos sobre sus mareantes
tacones. El no quería que ella lo viera persiguiéndola como un ansioso perro en
celo en una leva, pero, ¿Qué es lo que deseaba él exactamente? El no podía
continuar adelante y decirle; "Hola". Yo soy un fetichista de tacones altísimos
y medias, por favor quiere Ud. desnudarme, encadenarme, y provocar mi palpitante
pene con sus maravillosos zapatitos" ¿Ahora, podría hacerlo?.



Ella llegó a la esquina, y los excitantes "toc" se
eclipsaron.



La multitud quedó atrás, mientras él los adelantaba
aceleradamente, Oh! no. Pensó él. No te pierdas, no te vayas, por favor déjame
saber más. ¿Qué podría decirle él?. ¿Que pensaría ella?. Seguramente, a pesar de
su apariencia arrolladoramente erótica, su apostura tan femenina, y sus
deliciosos juegos con sus maravillosos tacones en la galería. ¿Acaso ella era
sólo una mujer corriente comprando zapatos? ¿No una domadora de fetichistas, que
los hiciera arrastrase a sus pies? Aún, si ella lo fuera. ¿Cómo podría el romper
el hielo sin parecer loco aburridor? . ¿Se atrevería él, a imaginar siquiera,
que ella era un sueño como ese?



Dio vuelta la esquina, con sus ojos buscándola
frenéticamente. Fue todo lo que él pudo hacer para evitar toparse con ella a
boca de jarro, porque ella estaba detenida justo después de la esquina. Tenía
que pasarla o ser descubierto infraganti. En cuanto lo hizo, ella volvió sobre
sus pasos, dio vuelta denuevo a la esquina y desapareció nuevamente, pero el ya
había dado unos veinte pasos antes de darse cuenta de su maniobra, porque no se
atrevía a volver su mirada. Captando una mirada su sobrecalentada mente se
percató de lo sucedido y él volvió atrás, tornando a la esquina.



Esta vez ella no estaba esperando a la vuelta. Estaba
atravesando la calle dirigiéndose a otra calle fuera de ésta. Mientras ella
bajaba por allí, él la seguía como guiado por su pene.



Llegó justo a tiempo para verla zambullirse en otra tienda de
calzados. Él siguió y pasó frente a la tienda. Por fortuna había un puesto de
diarios al otro lado de la calle, el entró allí y tomó una revista fingiendo que
la hojeaba. Los minutos transcurrieron. Cinco. Luego diez. El vendedor de las
revistas empezó a darle sospechosas miradas, mientras salía del mesón. Él
devolvió la revista, tirándola dentro del estante y salió corriendo.



Ahora ella estaba parada en la vereda, fuera de la puerta de
la tienda, con un teléfono celular en el oído. Los preciosos zapatitos café se
habían esfumado.



En su lugar calzaba un par mucho mas fino aún, de color muy
parecido, pero esta vez sus tacones eran de casi siete pulgadas de altura. Como
sus preciosos pies eran muy pequeños, sus menudos tobillos se curvaban por el
empeine enteramente hacia atrás como el cuello de un cisne, mientras estaba
parada, fabulosamente alta y erguida sobre ellos, hablando por teléfono. Él se
paró mortalmente paralizado, mientras una lujosa limousina Bentley se deslizaba
hasta detenerse en el bordillo junto a ella. El chofer saltó ágilmente a abrirle
la puerta reverenciosamente.



Adiós para siempre. Pensó el. ¿Oh, como alguna vez podré
volver a encontrarla?.



El Bentley permaneció donde estaba. Súbitamente, él se dio
cuenta que el chofer mantenía la puerta abierta, hacia el lado hacia donde él
estaba. Pudo verla sentada relajadamente adentro, sus ojos brillando, sus cejas
arqueadas en interrogación hacia el. Sus finas y elegantes manos enguantadas
jugaban con un pequeño látigo de montar café... Sus piernas estaban sensualmente
cruzadas mostrando sus brillantes medias, mientras los vertiginosos y altísimos
tacones parecían sonreírle irresistibles.



Traducida del Pattent Letter Nº 10,Special, July-1996. Por
REGY, Julio 2000


Fiction story, OXFORD. Copyright- Stella M 1996




Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .



Número de votos: 0
Media de votos: 0


Relato: Memorias de un fetichista de tacones stiletto...
Leida: 3335veces
Tiempo de lectura: 11minuto/s





Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes



Contacto
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Afiliados



telatos porno incesto























Webcams Chicas de meha-sandal.ru
Todo sobre acuarios
Si te gustan los acuarios, suscribete a neustro canal de youtube !!!
Pulsa aqui abajo .



Datos Legales de acuerdo con las leyes españolas LSSI e internacionales 18 U.S.C. 2257

Portal de contenido adulto administrado por :

Principal | Libro de Visitas | Contáctanos | Envia tu relato | Mis Relatos Porno.com



albañiles gaynegritas sexobabosas guarrasporno me debirgo mi perraorgia en venezuelasupositorios eroticosorgia swingerspollas hombres maduroscolegialas sin bragascamionero gayporni lesbicoabuela follando con abueloparejas bixesualesRelatos cogiendo a mi sobrinafollando fiestasrelatos intercambios parejasrelatoprimitaporno gay en castellanorelatos sexo duroviejo follando duroporno maduras joventías en tetasrelatos heroticos xxxabuelos con nietasgayçporno abuela con nietorelatos de hermanas mamandosela al hermanoxxx nietasrelatoscalientessexo babosa gratisparejas de mayores follandofollando a un transexualviendo follarpenes muy gruesosrelato erotico lesbianasuruguaya cogiendoporno eroticosmadres sin bragaschochos abuelasviejos verdes follandorelatos le mire la verga a mi compadreprofesor follando con alumnasvecino follandomadres madurarelatos porno de cuñadasfeminizacion relatostriple penetracion analfolladas eroticasñorno gratisfollada en su despedidaporno exnoviasenanos follando con mujeresmasajista lesbianasespiando vecinaspono gay españolabuelo folla con nietarelatos muy calientesporno papasrelatos porno en mi familia todos tenemos sexo casanudistapono gay en españolpadres e hijas follandotodorelatos fotosviejos folladoresfollar a la vecinaporno sexo madresabuelas muy viejas follandola amiga de mi hija estaba desnuda y depilada historias eroticaspadres gays follandoporno sobrino y tiaporno maduras y jovenrelatos nosotrascaligula porno