relatos porno
webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
- 19 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
- 22 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
- Edad 19


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: Rogelio, el futbolista caliente





Relato: Rogelio, el futbolista caliente

Rogelio el futbolista caliente.



A los amigos que viven en Tijuana o quizá ocurre en cualquier
otra ciudad; existen cibercafés con cubículos privados para que en ellos pueda
uno acceder a cualquier tipo de páginas sin ser molestado, y por qué no, hacer
cosas sin ser interrumpido ¿Saben a lo que me refiero? Pues ya algunos amigos me
habían comentado sobre un cibercafe muy privado que existe sobre el boulevard
Díaz Ordaz de esta ciudad muy apropiado para sostener encuentros sexuales
tranquilamente y el sábado anterior quise probar: Ahora les relato lo que pasó.



Amanecí caliente –la verdad-; traía la verga ganosa. Eran las
5 de la tarde y entré al lugar tal como me lo habían dicho; en la parte baja del
local había computadoras de uso general y en la parte superior contaban con
cubículos privados, de sobra está decir que la comodidad cuesta, y la renta de
éstas tenían un precio mayor pero no por mucha diferencia, así que solicite una
y me asignaron un cubículo.



Enseguida entré a la página latinchat y busqué una sala local
de Tijuana. Entré a una de ellas donde presumía que era para búsqueda de
encuentros sexuales. Me autonombré "Efrén Hot" e inicié conversación:



"Hola, mi nombre es Efrén, joven de 19 años, en busca de un
delicioso culito con ganas de pasársela bien, traigo la verga mega dura y me
urge coger, escríbanme a mí privado"



En cuanto envié el mensaje, me empezaron a llegar algunos
privados muy interesantes de jóvenes deseosos de ser culeados, otros más grandes
con lugar para pasársela a gusto. Pero, me decidí por uno que me llamó la
atención:



"Hola Efrén Hot, mi nombre es Rogelio de 23 de edad,
futbolista y muy deportista, cabello ondulado, piel blanca, alto, delgado,
nalgoncito y con ganas de lo que tienes entre las piernas, quiero mamártela y
que me des por el culo. Estoy en el cibercafe del Díaz Ordaz, ¿dime dónde estás?
y te busco"



Si la descripción y disposición acabó por parármela, más la
ubicación, estaba de maravilla, estábamos en el mismo Café.



"Hola Rogelio, quiero comerte las nalguitas y chuparte el
culito, Quiero que me des una rica mamada de reata, búscame en el cubículo 13.
Me reconocerás por que traigo el camote bien parado, caíle, te está esperando"



"De verdad, guey, no me estás cotorreando, mira que traigo el
culo inaguantable de caliente"



"Simón cabrón, caíle que urge, me la estoy tocando"



"Voy para allá cabrón, espérame"



Y se hizo. En un rato estaba entrando a mi cubículo, era como
se describió; alto de piel blanca, el pelo semicorto repegado hacia atrás con
gel, delgado y con cuerpo de deportista dispuesto a ser comido. Sabía el cabrón
que iba por lo suyo, apenas entró se sentó frente a mi sobre mis piernas, con
las suyas muy separadas colocando sus nalgas sobre mi verga que para entonces ya
la tenía como una roca. No hicieron falta palabras; mas bien sobraban, llevo sus
labios a los míos y empezamos a comernos las bocas con urgencia, buscadas y
encontradas nuestras lenguas se devoraban en un beso de tornillo, lo sujetaba yo
de su cintura firme, y sobraron camisas, la suya y la mía. Ambas terminaron
sobre el monitor de la pc. Nos comimos los lóbulos de las orejas, los cuellos,
las tetillas. Bailoteaba el sus nalgas en mi falo. Metí mis manos entre su
pantalón deportivo –no traía ropa interior- tentando sus nalgas duras como la de
los futbolistas, pero muy suaves al tacto, al cabrón le gustaba porque gemía.
Ahhhh, mmmggg, se oía de sus labios. Y le apretaba sus ricas nalgas.



El llevó sus manos a mis pantalones para bajármelos, me
levanté un poco para facilitarle el trabajo, y abajo van mis pantalones con todo
y calzones. Hasta el suelo quedaron con zapatos y calcetines. Todo fuera,
desnudo y con la vergota al aire. -Es tuya cabrón– le dije mientras empujaba
ligeramente su cabeza hacia abajo. Deslizó su húmeda lengua por mis tetillas
erectas, mi estomago, enrosco su lengua en mi ombligo jugando en la maraña de
pelos un rato, y siguió poquísimo más abajo, aspirando el olor a hombre caliente
que emanan los pelos de mi pubis. Jugueteaba mi palo con su suave mano haciendo
una lenta puñeta: Hacia arriba, hacia abajo, muy lento, hacia arriba, abajo otra
vez. Yo separaba lo más que podía mis piernas para darle libertad de acción, que
hiciera lo suyo.



Después de mucho juguetearme el palo con su mano. Llevó su
lengua alrededor de mi descapullada cabeza, que estaba roja y destilaba líquido
pegajoso y claro. Jugó con ella entre su lengua y el ojito de la cabeza de mi
verga. Dibujaba circulitos con su lengua, lo hacía bien, muuuuy bien. -Ahhhhh
cabrón que rico la mamas – le decía yo extasiado mientras lo sujetaba de su
cabeza. Uhhhhh!, ¡cómetela toda cabrón, chúpamela, arráncamela, Aaaah! –le
gritaba entre gemidos.



Pasó la lengua por mi palo de arriba abajo repasando una y
otra vez, deslizó su lengua por el rededor de mis depilados huevos –acostumbro a
traerlos sin pelo alguno, lo disfruto más- Se metió uno a la boca empapándolo de
saliva jugó con el un rato, se paso al otro, a ambos les dio el mismo
tratamiento, por aquello de que se pongan celosos, me los dejó húmedos. Traía
los huevotes grandes, hinchados de tanta leche. -¡Cómetelos completos cabrón que
son para ti!- Chúpamelos, mámamelos, le decía entre susurros. Terminó de
mamármelos y se dedicó a mi palotote.



Hundió suavemente mi camote en su boquita deslizándolo a
través de su lengua. Hasta el tope. Sentí su campanilla, creo que la rebasé. Lo
sacó completo lleno de su saliva lo volvió a hundir en su cálida cavidad. Lo
sujeté de su cabeza y le empecé un vaivén de mete y saca cogiéndole por la boca,
pa’ dentro y pa’ fuera, pa’ dentro y pa’ fuera, de pronto se lo sacaba todo y
sonaba ¡poap! al salir de su boquita y otra vez a dentro y otra vez ¡poap!
saliendo de sus labios. Solito se hundía hasta los pendejos y cada vez más
acelerado el mete saca, pa’ dentro y pa’ fuera, pa’ dentro y pa’ fuera, -¡Ay
gueeeeey me voy a venir!- le dije advirtiéndole (luego dicen que uno no les
avisa y les atasca la boca de leche); contrario a lo que pensé me sujetó de las
caderas y arreció sus mamadas, ¡Ahhhhh cabrón! Le deje ir una cantidad generosa
de leche a su boca, espesos chorros expulsaba mí verga, se contraía mi reata,
latía en su boca a cada churretazo arrojado, me arqueé hacia el hundiendo más su
boca a mi verga. Así quedé un momento extasiado mientras el aprovechaba para
lamerme hasta la última gota de semen, me la dejo brillante de limpia.



Se levantó sonriente, le correspondí. Todo había terminado.



¡Mentira!, aún faltaba más. Seguíamos calientes, estábamos
ahí y no lo íbamos a desperdiciar. Se dio la vuelta y deslizó sus pantalones
deportivos, le ayude a bajarlos hasta quitárselos, el reguero de ropa nuestra
abajo. En nuestros pies.



Ante mí aparecieron las nalgas más perfectas, ya las había
tocado y manoseado a mi antojo pero faltaba verlas, y que paisaje, que figura
pa’ mis ojos. Apoyando sus brazos en el monitor, dejaba a mi alcance sus
glúteos, redondos, firmes, duros de deportista pero tersos como pétalos, le
levanté una pierna apoyándola en el escritorio.



Le sujeté las nalgas. Una en cada mano; se las separé: Una
matita de pelusa rodeaba su prieto culo y al abrir más sus nalgas aparecía en el
centro el ojito de su ano color rojo fresa, como un botón de rosa fresca rodeada
por delgadas rugosidades que invitaban a lamer. Hundí mi cabeza en él, deslicé
mi nariz entre su raja, absorbiendo el olor de sus nalgas. Olía a sudorcito
deliciosos, a culito. A ese olor difícil de describir pero que nos embriaga, que
una vez que probamos no podemos olvidar, a ese olor adictivo que nos obliga a
andar en busca de el. Lo absorbí completo, casi le quito el olor para siempre.



Y mi lengua quería lo suyo, lo pedía, lo exigía; y había que
cumplir. Volví al principio pero ahora arrastrando mi lengua desde el nacimiento
de sus nalgas, probé lo que el olfato no puede, el sabor saladito, agridulce de
unas nalgas limpias, sudaditas, llegué a la entrada de su culito le pase la
lengua, jugué con ella alrededor de el, de su anillo. Rogelio se retorcía de
placer, gemía –Mmmmm, Sí, Ahhhh, sigue cabrón, no te detengas- me decía. Le
metía la punta de mi lengua en su culito, en lo más profundo posible, el muy
cabrón se echaba pa’ tras -Ahhhh- gemía. Se lo ensalive completo se lo lubrique,
mi verga se había vuelto a poner dura, me levanté y se la pasé entera por el
canal de sus nalgas una y otra vez, una y otra vez, lo sujetaba de su cadera y
lo atraía hacía mí, no había mucha libertad de movimiento por lo reducido del
sitio, así que me volví a sentar y el lo entendió, bajó su pierna del escritorio
y se fue sentando lentamente sobre mí.



Con su mano sujetaba mi verga encaminándola a su culito, la
cabezota descapullada de mi fierro toco el aro de su culito que resistió un
poco, pero suavemente se fue dejando caer, suavecito hasta enterrársela
completa. Mis 17 cm adentro, -Uhhhhh- suspiré, lo sujetaba por sus caderas para
no dejarlo ir, jugaba con su ombligo, con sus firmes y duras tetillas, le
pellizcaba sus pezones duros, -Mmmmggg- gemíamos en conjunto apretando los
labios apagando los sonidos para que no nos escucharan. Se levantó, la sacó
completa y se dejó caer nuevamente clavándosela toda, enterrándosela hasta los
huevotes. Ya lo tenía bien atravesado y empezó el mete saca acostumbrado. Pa’
dentro y pa’ fuera, pa’ dentro y pa’ fuera, pa’ dentro y pa’ fuera una y otra
vez, una y otra vez, -plaf, plaf- sonaban mis huevos al chocar con sus nalgas;
plaf, plaf –otra vez- chuplf, chuplf; era el sonido de la cabeza de mi verga al
enterrarse en su culito, por el exceso de lubricante natural que destila el
pito. Una y otra vez se la enterraba hasta el tope.



¡Sigue, sigue cabrón, no pares, entiérramela, clávame,
párteme el culo cabrón, no pares, Ahhhh! –Me gemía el pinche de Rogelio-



Ahhhh, lo sujetaba yo, le chupaba el cuello se lo comía, lo
cogía. ¡Ahhhh!



Y le mandé hasta el fondo mi segunda descarga de leche del
día, igual o más generosa que la primera, el muy cabrón estaba tan caliente que
sin tocarse el fierro soltó chorrotes de mecos que fueron a caer sobre el
monitor y teclado de la computadora. Nuestros pulsos estaban acelerados, después
de reposar un rato, poco a poco le fui sacando la verga de su maltratado
agujerito, destilaba chorros de mi leche entre sus piernas, alcancé mi calzón
blanco que estaba en el suelo y con sumo cuidado le limpié la colita y los
restos de mi semen que por ella escurría, me limpie igual mi verga. Nos vestimos
y salimos del cubículo, arrojé mi calzón sobre el teclado para facilitarle la
limpieza a la persona de mantenimiento.



Eran ya las 7:00pm cuando después de pagar la renta de las
computadoras caminábamos por las semioscuras calles del Blvd. Díaz Ordaz, lo
acompañé hasta tomar su transporte, me comentó que al día siguiente tendría un
partido de fútbol pero que al terminar tendría la tarde libre que si me apetecía
que la pasáramos juntos, desde luego que acepté y terminamos en la cancha de mi
cama jugando un partido hasta los tiempos extras, con más de 3 goles en el área
chica. De sobra está decir que fueron todos de cabeza.


Efrén.



POR CUESTIONES DE PRIVACIDAD ESTE EMAIL FUE REMOVIDO


Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .


Número de votos: 1
Media de votos: 10.00


Si te gusta la web pulsa +1 y me gusta






Relato: Rogelio, el futbolista caliente
Leida: 674veces
Tiempo de lectura: 7minuto/s





Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes



Contacto
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Encuestas

Afiliados












relatos eroticos












Webcams Porno Exclusivas


Principal | Libro de Visitas | Contáctanos | Envia tu relato | Mis Relatos Porno.com


Me cogi mi hermana relatosporno con chicas arabeswebcam eroticosrelato porno triovideos porno en las literas del tren con el marido durmiendo al ladobabosas gorditasabuelos con nietasporno sexo madurasrelatos porno de vacaciones con mi mamáterror pornoconvenci a mi esposa para que saliera de minifaldarelatos la verga de mi cuñadoabuelas sexo gratisme follo a mi tia y a mi primaRelatos de amor bien pornos de como desnudar a una mujer para meterseloviejo verde xxxporno viejas calientesvecinas calientesrelatos buscasadas follando con desconocidosvideos pornos guarrossex ancianaschapero arabe madridincestos xxsexo lesvico gratisfollando con mi mamatias follando en la piscinarelatos sexo madrea todo gas pornotravestis bien dotadashistorias cortas eroticasrelato erotico ginecologobanando a mi vecinita de ocho anos porn relatozona porno gayshermanos de sangre follandosexo con bolivianasrelatos eroticos tio y sobrinatrios en cadiztrios con mi mujermi esposa y mi nena relatos xxxquiero follar con mamarelatos eroticos on linemaduras orgiaviejos morbosossexo travestis gratisme folle a mi prima dormidametiendo mano en el metromaridos mirandorelatos porno triosrelato infielculo partidoninas mamandozona por no gayrelatos eroticos de cornudos consentidosnenas pornorelato porno de la pequeña kendrita 3 partefollandose a la hijastrasexo amateur en el cocherelatos revista climaver videos porno lesbicos gratisnovios cornudosmasturbando a mi perrorelatos eroticos con fotos realesporno de callefolla con su hermanofollar con un travestitríos madurassexo abuelas gratisporno teléfonoporno gay hermanomi primera vez con un travestisexosin tabuesporno mujeres rellenitasporno joven violadaincestos con madresmaduras de pezones grandesporo lesbicorelatos porno en el busxxx infidelidadcornudos de españapuritanas amateurrelatos heroticos incestoporno gratis babosafollando amiga borrachaMi hermana se desnudo relatofotos tetorrastrios bisexuales gratistravesti camp nourelatos porno mi hermano me rompio el culo antes de casarmerelato mamadamasturbacion con almohadaseroticos en murcia