relatos porno
webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
- 19 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
- 22 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
- Edad 19


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: Nuestra primera reunión swinger





Relato: Nuestra primera reunión swinger

Hacía ya unos cuantos meses que me llamaba mucho la atención
un foro de chat privado que su principal tema eran las famosas reuniones de
swingers. Entraba casi diario e imaginaba a todas esas esposas juntas en un
mismo lugar y escogiendo con cual de ellas me acostaría esa noche, sin embargo
cuando la imagen cambiaba a uno de los esposos de ellas haciendole el amor a mi
propia mujer el celo natural no me dejaba en paz. Sabía de cuqluier manera que
mi esposa jamás aceptaría algo asi, por lo que simplemente me limitaba a
fantasear con que un día estaría en una reunión de esas.


Un par de semanas antes de que sucediera lo que les voy a
relatar, estabamos en una reunión que hacemos cada mes con las parejas de
amigos. Alrededor de la mesa estabamos Daniel y su esposa Lucía, David y su
esposa Martha, Julio y Rosella, y mis esposa y yo. NO me di cuenta en que
momento la plática se desvió hacia el tema de las reuniones swingers, lo noté
cuando en tono de broma Julio dijo que a él si le gustaría asistir a una de
ellas, pero solo, nadamás para ver cómo eran. Toda la mesa nos soltamos a reír
con su comentario, sin embargo noté un especial interés por saber de qué se
trataba todo eso de Rosella, quien le pedía explicaciones a su esposo y a los
demás de qué se hacía en esas reuniones. Cuando David, quien había traído el
tema, platicó de cómo se había enterado por un compañero del trabajo, el brillo
en los ojos de Rosella era deslumbrante, la chica mostraba un interés poco común
ante lo que para ella era nuevo, sin embargo después de un rato el tema cambió y
regresamos a los temas triviales.


Unos días después estando en la computadora de mi oficina
trabajando en unos reportes, vi que Rosella se conectó en el mensajero. No pude
evitar recordar cual había sido la última plática en la que habíamos estado, y
la cara que ella tenía cuando sucedió, asi que decidí hablarle y retomar el tema
nosotros dos - ya que a mi también me interesaba mucho - Hablamos durante media
hora de eso, bastante abiertamente por cierto, ambos dejamos ver nuestro
interés, pero al mismo tiempo que el supuesto pudor y la educación que tenemos
no nos lo permitiría nunca. De pronto tuve una idea que a la postre sería la que
me llevaría a cumplir mis fantasías: Entre bromas le dije a Rosella que la única
manera en que pudieramos asistir a algo asi sin sentir celos o pudor, era yendo
con una pareja diferente y haciendonos pasar como esposos. El silencio en la
ventana de chat se hizo por unos segundos, luego Rosella me contestó que si
estaba hablando en serio, que si en realidad lo haría. Por un momento me asusté
y pensé que se lo diría a mi esposa, pero luego pensé que ella también había
mostrado interés y no se arriesgaría a que Julio se enterara. Le contesté que en
realidad quería mucho a mi esposa, pero que como hombre joven me llamaba
demasiado la atención conocer cómo serían esas cosas, y que si ya estando ahi
algo se daba, pues ya vería como lo manejaba. - Nuevamente se hizo silencio en
la ventana, solo que ahora por más tiempo - Y después fue Rosella la que tomó la
inciativa para inciar esa aventura. Escribió que ella también sentía demasiada
curiosidad por conocer aquello, y después acompañado de una risa escrita como si
fuera en broma, me dijo que deberíamos ir juntos a una y no decirle a nuestras
parejas. A partir de ese momento comencé a suavizarle las cosas a Rosella
diciendole que yo podía conseguir una reunión, y que no era mala idea ir solo a
la iniciación al menos para ver como era, pero que tendríamos que mantenerlo en
secreto. Ella tardó, pero me contestó que si en realidad conseguía una reunión
que no fuera peligrosa, contara con ella.


Una semana después ya me había puesto de acuerdo con el
administrador de aquel foro y tenía ya la cita hecha para el lunes por la noche.
Cuando le llamé a Rosella para avisarle se puso como loca, me dijo que lo había
pensado bien y que era mejor no hacerlo y una serie de excusas más. La
tranquilicé un poco y le dije que si no lo hacíamos nunca saldríamos de la duda.
Asi que al siguiente lunes nos vimos en un café cerca de su trabajo y ambos nos
subimos a mi carro. En el camino ella iba nerviosísima, me dijo que le había
tenido que decír a Julio que iría con sus antiguas amigas de la escuela,
mientras yo le dije que mi esposa creería que estaba en un curso de
actualización técnica de mi trabajo. Ambos nos reímos y nos pusimos de acuerdo
en qué decir cuando llegaramos a la reunión, confirmamos que nuestras argollas
se parecieran suficiente para hacer creer que era la misma y una vez que tuvimos
todo bajo control, nos bajamos del carro y fuimos a tocar el timbre en la casa
donde sería la reunión.


La casa era enorme, en una colonia de muchísimo dinero en la
ciudad. Nos abrió una especie de ama de llaves y nos preguntó que se nos
ofrecía. Yo le contesté como me había indicado Marlon - como se hacía llamar el
administrador del foro - y la señora nos dijo que la siguieramos hasta la sala
de la casa. No sentamos en unos hermosos sillones con un estilo europeo - Rosy,
como le decimos en el grupo, se veía claramente nerviosa, si embargo debo
reconocer que esa noche lucía radiante con su manera de vestir - Un minuto
después llegó un hombre de unos 35 años, alto, fornido y de aspecto extranjero.
Se presentó conmigo como si me conociera de mucho tiempo y después se tragó con
la vista a Rosy de arriba a abajo y le dijo: "Mucho gusto, Señora Rodríguez".
Rosy se puso como loca con la manera en que el tipo se dirigió a ella, por
momentos parecía que dejaba atrás el nervio y se adaptaba a la situación, pero
pronto volvía con su cara de arrepentimiento. Marlon nos sirvió una copa de vino
tinto y dijo que esperaríamos a su esposa, que estaba por bajar. Nos comenzó a
preguntar cosas sobre nosotros - las cuales ya teníamos bien dominadas - y
después nos pidió disculpas diciendo que como eramos nuevos, debía
entrevistarnos una hora antes para ver si nos quedabamos o no en la reunión.
Mientras conversabamos de nuestra supuesta boda ficticia, se dejó mostrar su
esposa bajando de las escaleras. No podía creer lo que veía, contrario a lo que
esperaba de este tipo de gente, era una mujer extremadamente fina y de una
hermosura poco común. Era casi tan alta como Marlon, rubia, de ojos azules como
el cielo, y vestía un conjunto de minifalda negra ajustada y una blusa tipo
corsé color rojo brillante que dejaba casi a la vista un par de enormes senos.
Ella se presentó como Janet, y al igual que su esposo hizo con Rosy, me tragó
con la mirada de arriba a abajo mientras me saludaba con un beso en la mejilla.


Mientras conversabamos los cuatro, yo tomaba la pierna de
Rosy y la acariciaba como lo haría un esposo normal. A pesar de que ya lo
habíamos hablado, Rosy se estremecía un poco cuando lo hacía. - No negaré que
sentía ganas cuando tocaba a Rosy a pesar de que la conocía desde hacía un
tiempo como mi amiga - Ambos nos dieron mucha confianza mientras llegaban las
demás parejas, y como estrategia creo yo, ambos estabamos ya un poco pasados de
copas para cuando el timbre sonó por primera vez en la noche. Unos segundos
después aparecieron en el pasillo que lleva a la sala los que después se
presentarían como Aurelio y Maribel. Él, de estatura mediana, moreno, de
complexión media y de unos 30 años. Ella, morena, bajita, pero con un cuerpo muy
atractivo. Él vestido formal y ella con un pantalón negro de tela ajustado y una
blusa color marrón con el escote cruzado. Ambos se mostraron muy amables con
nosotros y pronto tomaron una copa de vino y se sentaron a nuestro lado en el
mismo sillón. Los 6 conversabamos muy a gusto cuando sonó el timbre por segunda
vez en la noche - y la última, aunque en ese momento no lo sabíamos - Entonces
entró una pareja un tanto más madura. Un hombre de unos 42 años, con un cuerpo
claramente trabajado en el ginmasio y con unas entradas en el cabello bastante
pronunciadas. Ella una mujer de unos 37 años creo yo, de esas que se cuidan
excesivamente la cara, pues se notaba restirada por todos lados, eso sin contar
que sus senos se veían claramente operados también. Durante un muy buen rato
todos estuvimos conversando e intercambiando risas. Cabe mencionar que todos
fueron muy amables con nosotros, pero en especial Aurelio - el tipo de 30 años
moreno - con Rosy. Y Janet, la esposa de nuestro anfitrión conmigo.


Unos 45 minutos después me di cuenta de que Rosy estaba ya
muy tomada, y no pude evitar preocuparme. Aurelio se acercaba mucho a ella y en
varias ocasiones le rozaba la pierna con su mano en un movimiento suave. Rosy
por su parte, estaba ya teniendo problemas para darse cuenta de que estaba
sentada con las piernas semi abiertas, lo cual estaba permitiendo a la pareja de
enfrente ver con claridad lo que traía debajo de su falda. Janet no se había
descarado conmigo, pero estábamos de pie recargados en la chimenea conversando
muy cerca el uno del otro, al principio no quería mirar entre el escote de su
blusa, pero después recordé en qué tipo de reunión estaba y comencé a espiarla
sin pena alguna. Cuando me di a la tarea de darle un vistazo a las demás parejas
me di cuenta de que el intercambio comenzaba a darse entre ellos, al menos ya
estaba muy bien delimitado en parejas de charla, y cada pareja en un sitio
diferente de la sala. Realmente no tenía idea de como se daría el siguiente
paso, e incluso de si habría un siguiente paso, pero fue el tipo de las entradas
en el cabello con Maribel - la mujer bajita - los que comenzaron con aquel
espectáculo que no olvidaré nunca.


Arrinconados a un lado de la barra del bar, el tipo estaba
hablando con Maribel frente a frente y muy de cerca, pero cuando bajé la mirada,
me di cuenta que su mano estaba apretando de una manera que me calentó bastante
las nalgas de Maribel. El tipo las sobaba, las apretaba, las acariciaba y las
pellizcaba mientras ella continuaba con su conversación. Imaginé en qué estaría
pensando su esposo y rápidamente miré hacia el sillón donde él estaba con Rosy,
pero me di cuenta de que estaba concentrado en otra cosa. Miraba a Rosy de una
manera muy ventajosa, le hablaba casi al oído, y el momento en el que los miré
coincidió en que él intentó meter la mano entre las piernas de Rosy sin
lograrlo, ya que mi amiga le tomó la mano y se la retiró. En los segundos en los
que había desatendido a mi pareja de esa noche y mientras paseaba la mirada por
la sala no encontré más ni a Marlon, ni a la esposa del tipo que estaba con
Maribel. Cuando regresé con Janet, ella miraba con una sonrisa en la boca mis
reacciones ante lo que estaba sucediendo, y después me preguntó si eso era lo
que nosotros esperabamos. Yo le contesté que si, que para mi era mucho más de lo
que hubiera pensado - y mientras lo decía miraba de arriba a abajo el hermoso
cuerpo de mi acompañante - Luego ella se acercó a mi oído y me dijo en voz muy
baja que le parecía que Rosella estaba un poco nerviosa, y que tal vez era mejor
que fueramos para allá y le dieramos un poco de confianza. No entendí lo que me
quería decir, pero accedí, y ambos nos fuimos hacia allá.


Llegamos hasta donde estaba la nueva pareja y la primera en
hablar fue Janet, quien se dirigió con una sonrisa a Aurelio y le preguntó que
si todo iba bien. Aurelio le contestó que si, que todo estaba en órden, pero yo
alcancé a ver como al mirarla le hizo una seña con las cejas que dio a entender
claramente que Rosy no cedía ante sus encantos. Janet se sonrió y estando
todavía de pie se dirigió a mi y me preguntó que si no sentía un poco de calor
en la habitación, a lo cual le contesté que si. Imaginé cual sería el siguiente
paso pero nunca pensé que lo haría tan rápido. Janet comenzó a desabrocharse el
corsé que llevaba puesto, hilo por hilo hasta que le quedó suficientemente
holgado para dejarlo caer al piso y mostrarnos un enorme y muy bien formado par
de tetas que me dejaron sin habla. Inmediatamente después Aurelio se puso de pie
y se abalanzó sobre la dama para abrazarla y comenzar a besarle el cuello
mientras manoseaba sus tetas a placer. Janet por su parte comenzó a gemir de una
manera bastante fingida, pero que claramente dejaba ver que intentaban ponernos
a tope de calientes para que nos animaramos a entrar en la dinámica de la
reunión.


Sin siquiera voltear a ver a Rosy fui y me senté a su lado
para observar el espectáculo que la furtiva pareja nos estaba dando. El comenzó
a manosear no solo sus tetas sino también sus nalgas por encima de la minifalda
negra, mientras ella se dejaba tocar, agarró fuertemente a Aurelio del cabello y
comenzó a jalarselo moviendo su cabeza de un lado a otro. Aurelio se incorporó y
haciéndose un poco hacia atrás comenzó a desabrocharse el pantalón muy
lentamente mientras Janet permanecía inmóvil mirando a la entrepierna de su
nuevo amante en lo que terminaba de sacar el pene. Una vez que lo tuvo de fuera
nos dimos cuenta de que estaba completamente erecto ya - posiblemente desde que
estaba con Rosy - e inmediatamente Janet se hincó en el suelo, lo tomó con su
mano derecha y se lo metió a la boca comenzando a chupárselo muy rápido. Los
gemidos ahora eran de Aurelio, quien contorsionaba su cuerpo y jaloneaba el
cabello de la rubia por el placer que ésta le estaba causando. Olvidé que a un
lado mío estaba la que ellos creían mi esposa, y cuando giré mi cabeza para
mirarla, la encontré con la mirada perdida en la escena de la pareja, sus dos
manos estaban apretando fuertemente la falda que traía puesta a la altura de las
piernas y la jalaba de arriba a abajo como si se la fuera a subir para entrar al
juego. En ese momento no pude contenerme más y dejé que la sangre fluyera a mi
pene dejándolo crecer adentro de mi pantalón. - Quería tomar a Rosy y hacerla
mía, era lo que ellos querían, sin embargo la realidad era que ella era la
esposa de mi amigo - Miré de nuevo a la pareja por unos segundos y cuando
regresé la mirada con Rosella no pude aguantar más. Ella se había levantado
completamente la falda y tenía la mano sobre el bultito de su entrepierna
acariciandolo muy suavamente - probablemente entre la borrachera y el éxtasis
del espectáculo no había ni notado mi presencia - asi que tomé la decisión de no
aguantar más y comencé a desabrocharme el cinturón, luego el pantalón y de un
tajo me lo bajé hasta las rodillas dejando mi pene de fuera y empezando a
moverlo de arriba a abajo como llamando a "mi esposa" para que fuera a él.


Rosella desatendió un momento el espectáculo porque notó
movimiento a su lado y cuando descubrió mi pene completamente erecto y a su
alcance, olvidó por completo quien era yo y sin pensarlo mucho se dejó caer a la
derecha quedando inclinada sobre mi y se lo metió completamente en la boca. No
tenía idea de la habilidad que Rosy tenía para aquello, sinceramente siempre nos
había parecido la más tranquila del grupo, pero estaba dandome un oral como
pocas veces me lo habían dado en mi vida. No soporté y comencé a gemir mientras
Rosy se encargaba de mi pito en su boca y de mis bolas con su mano derecha. Noté
que la otra pareja dejó de tocarse y besarse para mirar lo que nosotros hacíamos
- Rosy no se dio cuenta de ello - y al ver que ya habíamos tomado calor, ambos
comenzaron a desnudarse ante mis ojos. Mientras ellos se despojaban de su ropa
yo comencé a manosear las nalgas de Rosy por debajo de su falda, y comprendiendo
que el siguiente paso era quedar los cuatro en cueros, comencé a estirarle el
vestido de una sola pieza hacia arriba de su cuerpo para sacárselo. Rosy se sacó
mi pene de la boca para permitir que saliera su vestido, y mientras se lo
quitaba no podía sacar la vista de encima del voluptuoso cuerpo de mi
anfitriona, que en ese momento estaba siendo disfrutado por las manos de otro de
los invitados. La situación había llegado al máximo punto que yo pude esperar de
esa noche, asi que me levanté y con movimientos aun torpes por la prisa terminé
de sacarme toda la ropa aventandola hacia un lado del sillón en el que
estabamos. En ese momento Rosy volteó a verme por primera vez a los ojos, con la
mirada un poco perdida, y lo único que alcancé a decirle fue que se sacara lo
que le quedaba de ropa de encima. Rosella me hizo caso y poniéndose de pie se
sacó el bra y la pantie color negro que llevaba puesta ante la mirada sonriente
de nuestros dos voyeuristas. Una vez que Rosy terminó me di cuenta de lo hermosa
que era, no podía tomar la decisión de si ir sobre mi amiga o ir sobre la
anfitriona, pero al final fue la misma Rosella la que tomó la decisión.


Se dejó caer sentada en el sillón mirandome a los ojos y se
fue recostando poco a poco, mientras lo hacía con sus labios pintó un claro
"ven", que aunque no se oyó, lo entendí claramente. Yo me estaba reventando, asi
que no lo pensé mucho e hincandome en el sillón fui recostandome sobre mi amiga
hasta quedar sobre ella. La mirada de Rosy estaba clavada en mis ojos, y no pude
reconocer si era una mirada de éxtasis o una mirada de arrepentimiento por lo
que estabamos a punto de hacer. Lentamente coloqué mi pene en la vagina de la
esposa de mi amigo y sin problema alguno por la humedad que traía, la penetré.
Ante el placer de estar haciendoselo a la esposa de mi amigo cerré los ojos y
voltée mi cabeza hacia el techo lo más que pude. Comencé a bombearla muy
suavemente mientras ella me rasguñaba la espalda con sus uñas. En una
oportunidad que tuve me di cuenta de que nuestros nuevos amigos estaban en algo
parecido, pues Aurelio estaba colocándose un condón y se disponía a penetrar a
la amazona mientras ella se ponía agachada apoyandose en el descansabrazos de
otro de los sillones. Regresé mi atención a Rosella y me di cuenta de que me
estaba viendo ahora si con una mirada como de culpabilidad, asi que me acerqué a
su oído y en voz baja le dije que lo disfrutara, que ya estabamos metidos hasta
la corona en eso y ahora tendríamos que acabarlo. Ella me contestó con un simple
"OK" y se comenzó a entregar con libertad al placer de hacerlo con el amigo de
su esposo. No podía dejar pasar la oportunidad de sentir las tetas que tanto me
habían llamado la atención siempre, asi que estirando una de mis manos aunque
fuera un poco incómodo comencé a sobrale la derecha a Rosella. Ella gemía
fuertemente mientras yo la seguía bombeando y apretandole la teta. De vez en
cuando volteaba a ver a nuestros compañeros y me daba cuenta de que también
estaban entretenidos, pero no dejaban de mirarnos como queriendo regresar a lo
que cada uno de ellos había comenzado con cada uno de nosotros. Al final, para
ellos nosotros eramos esposos y se suponía que no estaríamos disfrutando lo que
hacíamos.


Me incliné de nuevo al oído de Rosy y le dije que teníamos
que cambiar. Ella me apretó la espalda y me dijo un fuerte NO, asi que le
recordé que para ellos nosotros seríamos esposos y que debíamos cumplir con el
cometido de la reunión. Rosy accedió y apenas me quité de encima de ella se puso
de pie y caminó hasta donde estaba la otra pareja. Todavía con él por detrás de
ella bombeandola, Rosy comenzó a sobrale las nalgas a Aurelio como para avisarle
que ya estaba lista. Aurelio comprendió y dejando libre a su pareja momentánea
tomó de la cintura a mi amiga y la aventó al sillón de junto abalanzandose sobr
ella inmediatamente. Yo seguía de pie viendo lo que le hacían a mi amiga y
esperando a que mi nueva pareja se incorporara. Me di cuenta de que no tenía
puesto condón, asi que fui rápidamente a mi billetera y saqué el condón que
había robado del cajón de la casa para mi aventura. Cuando quise comenzar a
ponermelo, Janet entró en la escena y quitandome el condón de la mano se hincó
en el suelo, se lo puso en la boca, y me lo colocó suavemente y de una manera
magistral utilizando hasta lo más profundo de su garganta. El solo hecho del
condón casi me hace tirar la leche, pero sabía que tenía que aguantar hasta
dejar seca a mi anfitriona, asi que controlé el impulso y esperé a que ella se
pusiera de pie. Lo que tenía frente a mi era completamente una escultura de
mujer, sus tetas eran perfectas, su cintura muy delgada y por lo que había visto
sus nalgas eran duras y muy bien formadas. No quice comenzar con otra cosa que
no fuera pasear mis manos para que reconocieran por completo ese cuerpo antes de
tomarla, y asi lo hice. Comencé a besarle el cuello y los oídos mientras mis
manos iban de su cintura a su culo y de sus piernas a sus tetas. Elal fue
lentamente empujandome hacia atrás hasta que caí sentado en el sillón donde
originalmente estaba. Mientras todo esto sucedía comencé a escuchar gemidos
bastante fuertes de mi amiga, pero por más esfuerzo que hice nunca pude ver lo
que la otra pareja estaba haciendo.


Janet se sentó sobre mi y lentamente fue metiéndose mi pene
en su cuerpo. Nuevamente sentí que en ese momento eyaculaba, y nuevamente tuve
que aguantar. Rápidamente la tomé de la cintura y comencé a indicarle con mis
manos el ritmo al que debía mover su cuerpo. Se movía como una culebra encima de
mi, sentía como sus nalgas topaban en mi pelvis y después se separaban un poco
mientras se movía de un lado a otro. Poco a poco le fui soltando la cintura y
subiendo mis manos para tomar ese firme par de tetas que mi anfitriona tenía.
Arrebatadamente se las apretaba y se las soltaba para después pellizcarle cada
uno de sus grandes pezones. Estuve jugando con ellas unos momentos mientras
Janet se contorsionaba sobre mi e inclinaba su cabeza hacia atrás, después bajé
de nuevo las manos a la cintura y las llevé hasta sus nalgas.


Eran firmes y carnosas, comencé a pellizcarlas y a meter la
mano entre ellas para alcanzarle el culo y una parte de su raja en donde mi dedo
índice comenzó a jugar mientras mi pene entraba y salía de ella. Los gemidos de
Janet se hicieron cada vez más fuertes y contínuos, mientras atrás de ella se
podía escuchar los gritos que Aurelio daba cada vez que penetraba a mi amiga y
los gritos ahogados de dolor de ella. Sentí la curiosidad de ver cómo iban
nuestros contrincantes, asi que tomando a mi pareja de la cintura la levanté un
poco haciendole entender que debíamos cambiar de posición. Cuando me levanté y
comencé con mis movimientos - sin hablarle - a acomodar a Janet contra el
respaldo del sillón para penetrarla por atrás, pude ver que a Rosella la tenían
completamente dominada. Su cuerpo estaba tumbado sobre el descansabrazos del
sillón, su cara estaba sobre el asiento del sillón, y el tipo la tenía pezcada
fuertemente de las nalgas y golpeaba su cuerpo violentamente contra el de ella
en cada penetración que le hacía - ahi comprendí porque los gritos de ella se
escuchaban lejanos, su boca estaba mordiendo el asiento del sillón -


Mi pareja se acomodó de pie, agachada sobre el sillón y
descansada con sus manos sobre el respaldo del mismo. Me dolió tener que
voltearme y dejar de ver el espectáculo que mi amiga estaba dando, pero tenía
algo que terminar acá. Cuando bajé la mirada noté la perfección en la figura de
mi pareja, sus nalgas eran perfectas. Las tenía abiertas, asi que podía ver como
tenía perfectamente depilado tanto la rajita como el culo, estuve a punto de
penetrarla analmente, pero decidí no buscarme un problema por si a ella no le
agradaba. Asi que tomé mi pene de la base y se lo puse en la entrada de la
vagina. Esperé un par de segundos y después la metí con toda la fuerza que tuve
en el momento. Mi pelvis golpeó fuertemente sus nalgas y sus brazos flaquearon
doblandose un poco y causando que casi se fuera de boca sobre el sillón. El
grito cuando entró fue tan fuerte que pude escuchar como los de atrás detuvieron
su acto - seguro para voltear a ver qué pasaba - yo hice como si nada hubiera
pasado y comencé a darle a Janet tan fuerte como podía, mi pene entraba
completamente y salía también casi todo, y en cada golpe la chica pegaba otro
grito de esos que me tenían a mil.


Un par de minutos después escuché que la pareja de atrás
cambiaba de posición, y segundos más tarde los gemidos de ambos continuaron. Yo
continuaba dandole por detrás a Janet, agarrandola de las nalgas y en ocasiones
metiendo mi dedo pulgar un poco en su culo. Ella continuaba gimiendo y haciendo
gran fuerza en los brazos, hasta que en un momento ella comenzó a dar señales de
terminar. Su respiración se fue al doble, sus gritos comenzaron a ser más
agudos, sin embargo no parecía terminar. Yo ya no soportaba más y en lo que
pensé que sería mi final comencé a disparar leche en el condón que llevaba
puesto. Para mi buena suerte fue ese también el momento en que Janet pegó ese
último grito ahogado que las mujeres dan cuando terminan. El silencio se hizo
uos segundos y después ella se levantó, se giró de frente a mi, me sonrió y
después miró a donde estaban nuestros compañeros. Alla las cosas estaban aun
peor - Imaginé si por alguna causa Julio hubiera visto lo que yo estaba viendo
se moría -


Aurelio tenía a Rosy tirada en el sillón y él estaba de pie
penetrándola. Con sus manos estaba abriendo las piernas de mi amiga en un ángulo
que supongo que le dolería bastante pues casi llegaban a ambos descansabrazos
del sillón. Rosy pegaba unos gritos de dolor estruendosos ligados a un gemido de
satisfacción que te hacía dudar si le dolía o lo disfrutaba. Dos minutos más
estuvimos viendo el espectáculo hasta que el tipo se vino. Yo no noté que
Rosella tuviera un orgasmo, y nunca me he atrvido a preguntarselo. Apenas
terminó el tipo, y sin subirse los pantalones vino a mi y me dijo en voz baja:
"Tu esposa es una bestia". Le sonreí y pensé que si en realidad esa hubiera sido
mi esposa no lo hubiera soportado nunca. Mi pareja se acercó a mi oído y me dijo
que la había pasado increíble y que esperaba que no volvieramos a faltar a una
cita. Yo le respodí con una sonrisa y un apretón en la nalga derecha y me
encaminé a ayudar a mi amiga a vestirse.


Antes de que los demás bajaran nos fuimos de la reunión.
Rosella comenzó a llorar dentro del carro y me juró que jamás volvería a hacer
eso, y me hizo jurarle que nunca nadie lo sabría. Lo único que vino a mi mente
fue que sin importar su decisión, yo solo tendría que buscar una nueva compañera
de aventuras.


Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .


Número de votos: 11
Media de votos: 9.27





Relato: Nuestra primera reunión swinger
Leida: 7733veces
Tiempo de lectura: 16minuto/s





Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes



Contacto
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Afiliados



Datos Legales de acuerdo con las leyes españolas LSSI e internacionales 18 U.S.C. 2257

Portal de contenido adulto administrado por :

Principal | Libro de Visitas | Contáctanos | Envia tu relato | Mis Relatos Porno.com



ancianas follandporno madres lesbianasmama es folladacalentando fontanerocasada folladoradoctora lesbianaporno travestis españolRelatos erocticos tito y sus amigosrelato eroticosvideos pornos de abuelas con nietosgay consoladorrelato erotico con mi hermanarelatos de cruisingrelatos adultorelatos eróticos de incestopetardas.com abuelasfollando antes de casarsefolladas despedidassexo gratis con viejosRelatos desvirguinacion viole a una de 15relatos maduras con jovenesfollando con mis hermanostias en minifaldasmasturbarse con almohadavioladas por ladronesrelatos mi mujersexo gay ancianosvideos porno gratis puritanascomo follar a una virgensexo gay madurosrelato erotico con mi suegradespedidas de solteras folladasnudismo eroticoabuelas con grandes tetasincreible orgasmodespedida soltera follarelato eroticos sumiso x dineropara estudiarel porno mas extremomadres e hijas follando juntasglandes enormesiniciacion pornofolla con madurasxxx navidadme tire a mi primabuscador relatosvampiros eroticoschicas morbosasautores de todorelatosrelatos te hacías del rogar y eres bien putitafotos abuelas calientesplacer ocultorelatos porno de amor filial noche de bailememorias erotico eulogiavideos eroticos puritanastienda bacanalrelatos pornograficos gratistias con coño peludoporno gratis intercambiosenseñar a follarrelatos sexsoel mejor porno lesbicoporno anal muy durorelatos homosexualesmadre hijo duchame folle a mi mujerporno con tetudasesposas viciosasmadres putas pornoporno de geybuscando pornomujer de 70 años follandorelatos sexo pornopowerpoints eroticosprofesoras calientesrelatos sado mujerporno pinochoporno buenoslos tres mosqueteros pornomi profesor me violorelatos eroticos mi profesorarelatos eroticos metrosexo boyeurmaduras de 60 años follandoeroticas lesbianasintercambio fotos pornosexo abuelas con nietosporno nieto y abuelafolladas entre hermanosmadrastras calientesrelatos erorticosporno padre con su hijarelatos porno tiassailor moon pornoporno chinas