relatos porno
webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
- 19 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
- 22 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
- Edad 19


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: Islas Canarias



Relato: Islas Canarias

Cuando en junio escuché en la tele que en Inglaterra se
tomaban a las Islas Canarias como un paraíso sexual no le di ninguna importancia
y me pareció una exageración las quejas de una persona encargada del turismo
porque menospreciaban todos los encantos de las Islas. Yo hasta entonces no me
había fijado en que últimamente en las playas abundaban mucho los guiris y,
sobre todo, los guiris jóvenes y en pandilla.


En fin, la verdad es que ni Dorotea ni Linda ni yo, que me
llamo Dafne, pensamos en ingleses cuando decidimos darnos un homenaje y salir de
Tenerife tras sacarnos la carrera y dejar por un fin de semana a nuestros novios
para disfrutar del sol a solas y de lo que quisiéramos.


Las tres solas somos un peligro, aunque pese a que tonteamos
mucho con los chicos cuando salimos por garitos, no pasamos de insinuaciones en
la pista de baile y de aceptar las copas a las que nos invitan nuestros
admiradores. Y los tenemos porque la verdad es que estamos que rompemos:


Dorotea, morena de pelo rizado, es la que mejor cuerpo de las
tres tiene; si quisiera, podría tener una carrera como modelo porque tiene las
medidas de ensueño. Además tiene una piel muy suave y cuidada. Para mi gusto,
sus pechos son demasiado pequeños pese a que dice que su talla es la 90. De
todas formas esa falta de pecho la conjuga con esos pezones redondos y rosados.


Linda hace honor a su nombre y es preciosa de cara: rubia,
carita de ángel, una nariz pequeña y puntiaguda, unos ojos verdes de ensueño,
unas proporciones mágicamente distribuidas. Aunque tiene un poco de complejo por
su culazo enorme, que tiene que disimular con pantalones y faldas no demasiado
ajustados, y por sus pechos demasiado separados. Una tontería, yo si fuera un
hombre pensaría que tiene un polvazo.


Y yo bueno, conjugo un poco de las dos. Pelo negro, corto,
una cara no tan perfecta como la de Linda pero atractiva gracias sobre todo a mi
mirada sensual, cuerpo sin medidas tan proporcionadas como las de Dorotea pero
que muchas quisieran para sí, en gran medida por estos pechazos que no busco
ocultar. Además soy la que más atrevida visto y potencio con descaro todas mis
virtudes.


Hechas las aclaraciones con las descripciones, iré al viaje
que ocupa mi relato: el fin de semana en una localidad cerca de Tenerife, un
hotel precioso, unas playas de ensueño, un clima de lujo para broncearnos. Las
provocaciones de ese grupo de ingleses en el hotel no las hicimos casos: mucho
ruido y pocas nueces. Si creían que nos escandalizaríamos porque nos hacían
calvos o incluso nos enseñaban sus pollas, estaban muy equivocados. Además no
tenían mucho que enseñar y si nos quitamos la parte de arriba de nuestros
bikinis no fue para que se mataran a pajas delante de nosotras, sino para
olvidarnos de marcas. He de reconocer, eso sí, que era excitante ver cómo ese
grupo se comportaba como unos monos fuera de sí mientras nos gritaban groserías
que por supuesto entendíamos...


Pero el morbo no acabaría ahí. Al día siguiente, ya sábado,
después de broncearnos y dejar sin esperma a nuestros vecinos, salimos de marcha
como habíamos hecho ayer. Esta vez en el grupo de ingleses que nos acosó había
uno interesante: moreno, alto, atlético... Un cañón, pero por desgracia muy
callado. Llevaban la voz cantante los demás. Eran 6 contando el moreno, pero los
otros 5 se disputaban el galardón al tío más feo: pelirrojos, pecosos, delgados,
pequeños, barrigones, estúpidos... Al menos nos divertían y su alcoholismo les
dejó lejos los reparos más tarde, a la quinta vez que se nos acercaban. Estos no
querían bailar con nosotras. Resultaba que también se hospedaban en el hotel y
nos habían visto broncearnos (pero no eran los pajilleros).


Nos hicieron una oferta que nos hizo entender por quién nos
habían tomado: 500 euros por pasar la noche con ellos. Aunque al principio nos
indignamos, sobre todo Linda, luego nos puso lo excitante de la situación. Yo
estaba un poco pasada de copas y fui la conciencia mala de mis amigas. Una noche
de sexo salvaje con desconocidos me resultaba muy apetecible. A Dorotea no tardé
en convencerla. Con Linda lo logré acumulando argumentos. Les dijimos a los
guiris nuestras normas:


Nosotras llevaríamos las riendas en todo momento. Lo haríamos
en nuestra habitación y ellos tendrían que estar limpios y bien lavados. Con una
buena provisión de condones. A no ser que nosotras no aceptáramos, todas las
relaciones tendrían goma de por medio. Además subimos el precio a 600 euros.
Ellos aceptaron y nos pagaron la mitad por adelantado.


Cuando llegamos a nuestra habitación, estuvimos tentadas de
largarnos con la pasta, pero al final nuestro grado de excitación pudo con
nosotras y nos arreglamos: Dorotea se puso un conjunto ceñido de escándalo: un
vestido corto de cuero que apenas le cubría la tanga también oscura y cuyo
escote palabra de honor le realzaba sus pechos mucho. Linda fue la más recatada:
una vestido blanco y estampado de flores, de tela fina que transparentaba,
aunque no tanto como para dejar ver su lencería de encaje blanca. El escote no
era demasiado atrevido, la verdad. Y yo una mini muy ajustada y una camiseta de
tirantes blanca. Sin ropa interior, cosa que se intuía, sobre todo porque mis
pezones se trasparentaban casi como si estuvieran al aire. Estaba mojada mucho
antes de que nuestros invitados llamasen...


Nuestros guiris estaban menos arreglados que antes, aunque se
notaban que estaban recién duchados. Iban en bañadores y a algunos se les notaba
la erección. Pusieron un montón de condones encima de la mesa y nos comieron con
la mirada. Pusimos música y les hicimos unos bailes muy sugerentes. Ahora los
ingleses estaban mudos y con la boca abierta. Uno se sacó la polla y el resto
hizo lo mismo. Uno de ellos nos sorprendió: un pedazo de herramienta de unos 20
centímetros y gorda como un pepino. Otro de los feúchos era lo contrario: una
birria de micropene de no más de 11 centímetros. El resto, incluyendo mi moreno,
medidas estándar. Eso sí, un desnudo fabuloso, que no desmerecía.


Pasamos a las mamadas. Cada una de rodillas en medio de dos
guiris, alternando polla de uno y polla de otro. Yo pronto pasé del condón
cuando acabé en el pollón de aquel barrigón. Apenas me cabía en la boca, pero su
corrida me la tragué entera. Los primeros condones cayeron al suelo y los guiris
tomaron confianza tocándonos y besándonos por fin. El cuadro era increíble:


La recatada Linda dejaba que le quitaran el vestidito
mientras un pelirrojo le morreaba y le sobaba el sujetador. El otro pecoso
estaba de rodillas bajándole sus preciosas bragas y chupándole su concha, nada
depilada pero muy atractiva. El inglesito sabía lo que hacía al separar sus
labios vaginales. ¡Cómo gritaba la guarra! Sus separadas tetas desaparecían en
los labios del otro, que al parecer estaba encantado con tanta separación.


Dorotea, mientras tanto, estaba sentada encima de un guiri
dejándose bajar su vestido, enseñando sus pechos. Sus pezones fueron pronto la
atracción para el chico. El otro que estaba a su lado le acariciaba los muslos y
le metía un dedo dentro de la falda. Estaba intentando quitarle la tanga.
Probablemente ya estaría comprobando lo depilada que Dorotea tiene su pubis,
pues le gusta dejárselo pelado (bueno, le gusta a su novio). Ese que lo estaba
intentando era míster polla y no estaba siendo nada cuidadoso. Al poco tiempo
tenía un trozo de tanga en su mano izquierda. La derecha estaba hurgando en el
interior de mi amiga, creo que en los dos agujeritos.


Y yo estaba tumbada en la cama subiéndome la falda para que
mis dos amigos me hicieran gozar con sus lenguas. Notaba cómo mi moreno
entremezclaba su lengua con otro de los guiris, aunque casi siempre mis dos
orificios eran explorados alternativamente. Mi clítoris estaba siendo pajeado de
un modo increíble. No me corté en gemir como una puta. Cuando llegué al orgasmo,
me levanté y proclamé en voz alta que estaba lista para recibir uno por uno a
todos.


Uno que estaba con Linda, el que estaba con sus tetas, de
buen pene, se puso el condón y me atravesó de un golpe. Encima de mí, en un par
de culadas se corrió. El siguiente casi ni lo noté: su pajarito tardó más en
correrse pero no lo noté. Les insulté diciéndoles que no me estaban haciendo
gozar. El tercero fue más rudo y me mordió los pezones mientras me decía todo
tipo de barbaridades. Estaba a punto cuando terminó. Luego vino mi moreno y con
él me corrí. Dejé para el final a la tranca brutal y el quinto no estuvo mal. A
el sexto lo cabalgué yo para que no me destrozara. Aguantó más de lo que
esperaba con mi ritmo lento.


El primero ahora estaba con Linda, que estaba a cuatro patas.
En posición de perrito, recibía por detrás los arreones con gusto. No la estaban
dando por culo, pero a mí me abrió la imaginación. Mi vista se alegró al ver a
Dorotea siendo traspasada por dos a la vez, previa ensalivación y dilatación
anal. Yo también quería que me dieran por culo. Mi moreno fue el elegido, por
supuesto. A cuatro patas recibí su tranca sin contemplaciones. No sabía cómo
Dorotea estaba disfrutando porque a mí su polla me estaba matando, aunque eso
fue al principio y poco a poco me fui adaptando a esa ocupación que me llenaba
el estómago. Pronto fui cogiéndole gusto y ni entonces me di cuenta de que se
había dejado el condón en la mesa. Ya poco me daba igual. Me gustó mucho sentir
su calor y su ardiente semen, que le hice tragar al del pito pequeño, al cual
hice chupar de mi culo el semen de su amigo.


A uno de los guiris se le ocurrió que dos de nosotras
hiciéramos un lésbico. Linda no podía ser porque el "monstruo" la estaba
jodiendo de lo lindo, nunca mejor dicho, de pie arrinconando contra la pared a
mi amiga. Dorotea y yo nos fundimos en un beso tremendo de lengua, ambas
mirándonos a los ojos con lujuria. Al estar dándome el lote con ella vi que sus
pechos eran más de lo que de lejos me había parecido siempre. Pero su coño me
volvió loca. El 69 que hicimos fue una locura y el orgasmo al que llegamos fue
el mejor de la noche. Linda, que había terminado con míster tranca, se unió al
banquete y recorrió con su lengua nuestros pechos; aunque nosotras retomamos la
iniciativa y fuimos la que le provocamos llegar a la gloria con nuestras
caricias y lametones. La puta le había cogido gusto a esto del sexo.


Ya era tardísimo cuando terminamos la sesión lésbica, pero el
show había calentado mucho a nuestros guiris, que estaban de nuevo (ya había
perdido la cuenta) empalmados. De nuevo fui yo quien eligió polla y me fui a por
Andrew, que así se llamaba el del zipotón. Le senté y luego me senté dándole la
espalda, siendo mis pechos aplastados por sus rudas manos. Fui acomodando como
pude su tranca en mi recto. Bajaba poco a poco porque necesitaba dilatarme al
máximo. Al fin, llegué hasta al final. Estaba sentada sobre sus piernas y lo que
sentía dentro era increíble. Me la saqué hasta la mitad y me volví a sentar; me
levanté más aún y me volví a sentar, así una y otra vez y otra vez, ah, ah, ah,
aaaaah, cómo me gustaba, Phil, el del pito enano, me estaba trabajando el
clítoris con la boca y me estaba metiendo la mano entera en mi coño, sacándola y
metiéndola al ritmo de mi follada anal.


Llegué al orgasmo antes que mi semental, así que me quedé
parada porque mis piernas y mi cuerpo entero estaba medio atontado. Andrew me
levantó y me tumbó en la cama. Se subió encima de mí y siguió follándome, ahora
por delante, con la misma rudeza, pero besándome en el cuello y en los labios. A
veces me mordía. Le gritaba e insultaba porque me hacía sufrir, pero a él le
encantaba y se ponía más bestia. Me provocó otro orgasmo de escándalo. Y él sin
eyacular. Me arrodillé y le masturbé. También a Phil, que no dejaba de escrutar
mi cuerpo de arriba abajo. Quería que me inundaran de leche. Mathew, otro que
estaba por ahí, me metió su polla en la boca; cuando estaba a punto de correrse,
se la sacó y se la meneó más lentamente. Querían acabar todos a la vez y lo
consiguieron. Chorros por las mejillas, por los labios, por el pelo, por las
tetas...


Durante todo este tiempo no había dejado de observar cómo se
follaban a mis amigas. A Linda le había gustado que la diesen por culo y a
cuatro patas sus tetas bailaban al ritmo de las embestidas de Steve, el más
pelirrojo de todos. Y por delante Steve, el más barrigón, con su polla en la
boca de mi puta más salvaje. A ella también acabaron enterrando en semen. La
penetración anal había sido también sin goma.


Y Dorotea estaba con mi Jim, mi moreno, alternando posiciones
en la cama, revolcándose como animales, unas veces ella encima, otras debajo,
siempre los dos besándose en la boca y tocándose lo que podían: él sus tetas,
piernas y coño, diciéndole lo buena que estaba (yo, entre furiosa y sorprendida
al ver que hablaba); ella, sobándole a veces con demasiada fuerza sus
testículos, sus abdominales y sus pectorales. Cuando acabaron él la daba por
detrás, pero no por el culo. Fue cuando vi que la estaba follando sin condón.
Eso significaba que a Doro también le había gustado el chico. Fue la única que
no acabó con chorros de esperma en su cuerpo.


Íbamos a terminar la orgía en la bañera. Se supone que no
tendrían más fuerza, pero los nueve en una bañera donde como mucho tres
entrarían estuvimos haciendo de todo. Yo ya estaba muy cansada como para sentir
nada, aunque he de reconocer que hubo un momento en que pedía más y más. En
vistas que no podíamos lavarnos, fuimos haciendo turnos. Los guiris se vestían y
se marchaban, besándonos cada uno donde quería y dando por buen gasto los 500
euros.


Nosotras regresamos por la tarde (la mañana la dedicamos a
descansar) y a la noche estábamos con nuestros novios, que nos preguntaban qué
tal lo habíamos pasado y nosotras contestábamos que muy bien...



Si os ha gustado (o no), enviar comentarios, críticas,
sugerencias, opiniones, etc. a esta dirección:
POR CUESTIONES DE PRIVACIDAD ESTE EMAIL FUE REMOVIDO


Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .


Número de votos: 2
Media de votos: 7.50





Relato: Islas Canarias
Leida: 2717veces
Tiempo de lectura: 9minuto/s





Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes



Contacto
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Afiliados



telatos porno incesto



















Datos Legales de acuerdo con las leyes españolas LSSI e internacionales 18 U.S.C. 2257

Portal de contenido adulto administrado por :

Principal | Libro de Visitas | Contáctanos | Envia tu relato | Mis Relatos Porno.com



paulina travestifollando ninasrelatos eróticos con mi esposa haciendo un teibolPotito apretadito relatoshistorias bisexualeslesbi madurasanal a mi madreporno con masajistasintercambios pornrelatos porno ilustradosorgias bisexualtravestidos pornoembaraze a mi madretoro follando vacaviudas follandoporno esposa infielmovil.todorelatos.comdespedida de solteras pornrelatos eroticos con familianovelas porno gratisrelatos de madurasrelatos incestos gayporno babosasporno bajo aguafollando nietarelatos triostia pillada masturbandosefolla despedida solteraembarazadas lesbianas follandoporno gran pollamis relatos eroticosrelatos eroticos mi faldita escolar de primariarumanas calientesse folla a su paparelatos muy pornomis relatos porno gayrelatos porno infidelidadtias con tangapornos con madurasmujeres follando en fiestastransexuales follando mujeresel mejor masaje pornorelato de madurasexo relatorelatos gays eroticosrelatos de panochitas sin vellostios peludos gaysexo gordas viejasrelatos eróticos marquezedibujos animados heroticosrelatos de nueraspillados infraganti sexovideos zoofiluaporno penes pequeñosmadres incestuosas.comporno duro lesviconieta xxxprofesores cachondosrelatos sexo oralfollar viejojuegos olimpicos pornoporno masturbaciones femeninaslupita pornorelatos porno de amor filial noche de bailerelatos masturbacionesfotos porno muy zorrasrelatos erocticosmujeres muy golfassexo gratis eyaculacion femeninarelatos erotocosrelatos eroticos maduroporno lesvicoabuelos salidospor favor follate a mi mujerfollar con dos hombresmaduras follando con el fontaneroporno violadasrelatos incesto josue no me folles muyzorras relatosmadres mamando pollasmadres solteras xxxrelatos porno filialesmadurasxx xporno gay historiaespiando ducharelatos exóticosfotos de maduras gorditasrelatos lesvianasculos perreando